jueves, 5 de agosto de 2010

... Primera etapa quemada ....

Y bien quemada... Semana relajadita en Galicia. Entrenar,  inventar con los niños nuevos entretenimientos explorando nuevos caminos, reuniones familiares, largos paseos....

Cuando uno disfruta del lugar y momento en el que se encuentra, todo se convierte en  aventura, en algo maravilloso que se va a experimentar : una nueva sonrisa, una caricia diferente, un abrazo espontáneo... Y cuando uno se quiere lo suficiente esta dispuesto siempre a recibirlo, a no dejar escapar ese momento de unión familiar, o de amistad.... Simplemente disfrutando del momento y lugar en el que se encuentra.

He de decir que a mi Galicia siempre me ha tratado muy bien, siempre me han recibido con los brazos abiertos y se han despedido disculpandose. El primer año que conocí a mi familia política no entendía por qué siempre me decían "Perdón" cuando nos despedíamos, el lado más celta de mi pareja me explicó que solo querían disculparse por si algo no había estado bien o me había molestado. Con eso creo que defino de forma clara cual es el trato recibido de mi otra gran familia estival, y el por qué durante trece años, verano a verano me gusta ir a agradecerles todo el cariño que me han dado. Este año por circunstancias de trabajo tan solo he podido ir siete días. No he hecho nada y he disfrutado como nunca. Paseos a pie y en bici con los niños, momentos de piscina portátil, comidas familiares, conversaciones con mi pareja y mucha calma.


Solo queda esta semana de trabajo para que empiece la segunda etapa estival, destino Alicante, y la historia se torna diferente, ni mejor ni peor.

Hoy en el trabajo cuando he comentado que después iba  a entrenar, un motero me ha preguntado qué sentía o qué pensaba cuando corría. Se que a muchas personas les cuesta creer que pueda disfrutar con "algo" que a sus ojos llega como un sufrimiento. Como buena gallega le he contestado con otra pregunta ¿Que sientes tu cuando vas en moto a ninguna parte? Su respuesta ha sido disfrute, emociones, sensaciones .. Pues es lo mismo, corriendo sientes que el esfuerzo te muestra tus limitaciones físicas y mentales, la soledad te ayuda a conocerte mejor, tus zancadas te permiten conocer los mismos paisajes con una visión diferente, la superación te aporta confianza y te hace creer que puedes conseguir todo aquello que te propongas, las agujetas te recuerdan que tu cuerpo esta vivo, listo para que le utilices, la sed te hace ser consciente de la dependencia que tenemos las personas de lo esencial de la vida  y de como el calor, el frío, el viento, la humedad, la lluvia, la luna o el sol, están ahí para demostrarnos quien manda, quien pone las reglas y como nos debemos adaptar a sus caprichos.

Se que es difícil de entender y la prueba es que cuando les he hablado de mi compañero de equipo, diciéndoles que había conseguido por fin su sueño de participar en el IM de Hawai, les han entrado ganas de trabajar..... 

¡ENHORABUENA PESCADOR DE SUEÑOS, 
TODO ES POSIBLE CUANDO UNO CREE EN ELLO!