martes, 29 de marzo de 2011

... Media maratón de Segovia ...

Muy buen fin de semana. Llegamos a Segovia el viernes noche y pudimos disfrutar de un sábado turístico, con una climatología excelente, de una ciudad muy muy bonita y especialmente concurrida por personas ataviadas con  chándales del equipo de su ciudad. Tras visitar el Alcázar, el barrio de la judería, la plaza Mayor, las diferentes iglesias del lugar y como no el acueducto, dimos buena cuenta de la comida típica del lugar : judiones de la granja y cochinillo…..  
Aún no me explico cómo pude correr al día siguiente con la comilona que nos pegamos!!!! ¡¡¡ Estaba todo riquísimo!!! Por la noche me dolía el estómago, pero no tengo claro si era de culpabilidad por no haber comido la bendita pasta , de pesadez o simplemente de nervios …..

El domingo me levante descansada, había dormido bien y me desperté a la hora habitual, dedique unos minutos a pensar en la carrera, a preguntarme cuál era mi verdadero objetivo, a intentar pensar en cómo debía afrontar los 21 kilómetros.   Tras desayunar tranquilamente, me coloqué el dorsal, el chip y con una bolsita a la espalda fui al trote en busca de Bego para llegar al acueducto con tiempo, calentar, buscar el guardarropas y ver a los paracaidistas en la salida.
Cuando nos acercamos a la salida, nos paso lo de siempre, mucha gente que ya no nos dejaba pasar.  Buscando el calor humano, nos hicimos hueco entre los paracas y los infantes de artillería, al menos un 25% de los participantes eran militares. ¡ No os podeís imaginar la que tenían montada bajo el acueducto!  Tiendas y tiendas de campaña que servían de duchas, cabinas de masaje, guardarropas,  avituallamiento…..
Empieza a llover, no muy fuerte, pero goterones que nos dejan heladas...Aún quedan cuatro minutos, así que todos nos “arrejuntamos” un poco más para “arroparnos” del frío. Un  CAÑONAZO…si, si, cañonazo, me sorprende mientras pido al cieloque no llueva, no por mí, ya estoy mojada, por los que esperan para verme pasar. Empezamos a avanzar muy muy lentamente. No hay música y nadie se desea buena suerte. Paso los tres primeros kilométros sin poder ir a mi ritmo, sorteando gente, intentando buscar un hueco para poder correr. Veo a mi gente, me animan y les saludo, les doy las gracias, y doy gracias a que ya no llueve.

Me siento fuerte, quiero ir a mi ritmo hasta que aguante, así que empiezo a pasar a mucha gente intentando buscar un grupo que me lleve hasta la meta. Lo intento con los BRIPAC (Brigada paracaidista), pero tras un par de kilómetros decidó ir a por más…. Estoy motivada, hace una temperatura buenísima, el recorrido es duro, hay muchas cuestas, que subimos y bajamos, mucha gente animando….Hay charangas por el camino que animan a los que animan. Entramos en una zona de parque, se escuha a Fito a todo gas, alguien grita “Ese FIto” y comienza a gritar intentando cantar, algunos le siguen…. Escucho “guardar fuerzas que viene la cuesta!!!!”, miro un instante hacía arriba y me obligo a no apartar la vista del suelo.  Se que ahora el ritmo será más pausado, pero el triunfo consiste en llegar a la cima con ganas de seguir.  Miro el reloj y se que éste último kilómetro ha ido lento. Estamos otra vez callejeando, vuelve a haber mucha gente. Alguien me dice que voy la séptima chica y que la sexta esta a menos de 100m. Decido seguir a mi ritmo, que creo que es fuerte, aún quedan 12 kilómetros.  Me animo pensando que he visto pasar a las tres primeras mujeres que iban juntas y las tres eran extranjeras, marroquís, profesionales  en definitiva….. Pienso que soy “la ostia”, y que independientemente del tiempo en el que acabe, sé que he vuelto a conseguirlo.
Sigo avanzando y  alcanzo a la bici que acompaña en la prueba a la sexta clasificada femenina, a la cual paso sin problemas. La bici me acompaña hasta la meta, me ofrece agua y me anima, me dice que llevo buen ritmo, que he recuperado muy bien las subidas y que lo peor ya ha pasado. Quitando algún falso llano, sigo avanzando hacía el acueducto. La gente me anima mucho más, si ya a las mujeres nos animan mucho más, con una bici al lado con el cartel “sexta fémina” es casi imposible que no te aplaudan. Kilometro 20… Ya esta… No quiero mirar el reloj, prefiero verlo cuando cruce la meta…. Me despido de mi acompañante a dos ruedas, veo la meta,  no veo a los míos, solo gente y más gente gritando, aplaudiendo, llevándome los últimos metros…Les devuelvo los aplausos, les agradezco sus ánimos y miro el reloj : 1H 32min y 6 clasificada….. Me siento satisfecha, feliz por haber terminado y por poder seguir cumpliendo sueños…. Después, cuando paso por el arco de meta, me quitan el chip, y parece que todo acaba,  como si se bajase el telón, las luces se apagasen y la función terminase. Siento un momento de tristeza. Veo a los míos, me animan, me alaban, siento que me quieren.
Voy a recoger mi premio, pero no me llaman como tercera clasificada nacional, pregunto a los que hacen la clasificación y me dicen que hay un chip femenino que ha entrado delante de mí y que el de la bici ha podido equivocarse…. Mi hermana no está conforme, ella ha contado a las mujeres y yo era la sexta y la tercera mujer nacional. Remueve Roma con Santiago y consigue que los jueces verifiquen que yo he quedado en sexto lugar. Mientras esto ocurre llaman a otra chica como tercera y nadie sube a recoger el premio. Más tarde supimos que por “error” su marido había corrido con el chip de ella. Me reconocen el sexto puesto y soy la primera veterana de mi categoría.  Me dan un trofeo   realizado en la fábrica de cristal de La Granja y unas botellas de vino,  además tengo  mi medalla de Finisher con El Alcazar grabado. 

jueves, 24 de marzo de 2011

.. el influjo de la luna ...

Esta semana ha sido un poco extraña.... la luna se ha acercado demasiado y ha debido interferir en mis niveles de prolactina "hormona de la tristeza". He estado demasiado inactiva, no he cogido la bici, no he ido a nadar y me he limitado a correr unos kilometros como terapía de choque. 
La luna en su perigeo, ha absorvido algunas de mis ilusiones deportivas, ha hecho que en esta semana me replantee prioridades y justifique dedicaciones que han sido acusadas de obsesivas. 

Soy muy lunática, me encanta observar la luna, dejar que su influjo remueva sensaciones y sentimientos escondidos,  pensar que en cierta manera, al igual que las mareas, estamos guiados por su mágia. Si es capaz de hacer retroceder el inmenso mar varios metros, qué no podra hacer con organismos tán débiles y desequilibrados como los nuestros. ¿Cuantas veces hemos escuchado a personal sanitario decir que el cambio de luna influye en el momento del parto, o en personas  inestables o con problemas emocionales ? En este último grupo me incluyo, porque la semana tristona se ha ido alejando con la luna, dando paso a ilusiones renovadas bajo criterios realistas y ajustados a responsabilidades familiares y profesionales.
Mañana nos vamos a Segovia con la intención de hacer una buena media maratón, intentar hacer un tiempo aceptable, y disfrutar de la familia  y amigos. Os cuento a la vuelta el resultado y los nuevos proyectos que van cogiendo forma en mi cabeza.

domingo, 13 de marzo de 2011

... Duatlon de Basauri 2.011 ...


Terminado!!!!!!  

 No sé por que razón sigo poniéndome nerviosísima en cada competición, mis compas de equipo dicen que eso es bueno…. Una prueba como la de hoy,  a la que no daba más importancia que la de competir en mi pueblo y terminar la carrera sin otro objetivo que el de  no caerme de la bici, y si podía, intentar hacer menos tiempo que el año pasado, he llegado al polideportivo de los “nervios”. El presi me ha ayudado a situarme en “boxes”, ha comprobado que mi bici estaba en condiciones y me ha recordado que llevase la licencia. Luego foto del equipo con uno de los patrocinadores y a la salida. 
En principio, y a falta de la clasificación oficial, he cumplido con mis dos objetivos. He hecho un buen primer segmento a pie,  aquí si me muestro más competitiva, e incluso con la ventaja de conocer todo el recorrido, he guardado fuerzas para lo que vendría después. 

Cuando he cogido la bici, me sentía mucho más segura que el año pasado,  confiaba más en mi misma y aún siendo consciente de mis limitaciones sobre la bici,  he decidido intentar no perder muchos puestos. Excepto una, las otras seis mujeres que me han pasado lo han hecho casi el el tercer tercio del segmento de bici.  Esto puede ser porque he conseguido sacarles bastante tiempo en el segmento de pie y he podido mantener más o menos un ritmo aceptable en lo llano y la subida, pasándome todas en la bajada.  En cierta manera me da pena no poder mantener lo conseguido a pie, pero soy consciente de que sigo siendo muy novata con la bici y que las bajadas me “aterrorizan”… Todo llegará,  es cuestión de hacer kilómetros y seguir manteniendo la cabeza fría para seguir frenando. 

Por lo demás estoy muy contenta, al menos me he sentido algo más competitiva, además  he tenido la suerte de ir acompañada en la mitad del recorrido en bici por un compa del equipo, y luego por  otro  que  cuando ha finalizado la carrera,  ha venido a buscarme para correr conmigo a pie los últimos metros.  Mi familia, como siempre animándome y esperando pacientemente en meta……

Tengo que deciros que he nombrado a mi hija Uxue de 6 años, seguidora de este blog desde que ha aprendido a leer, fotógrafa oficial de todos mis eventos deportivos, así que con mucho orgullo os dejo aquí algunas de sus primeras fotografías.
 
La ganadora de la prueba ha sido ni más ni menos que la internacional Zuriñe Rodriguez, que se ha dado un paseo homenaje por  mi pueblo, batiendo records  en todos los segmentos. Bastante participación femenina, 21 mujeres.
Bueno, acaban de publicar las clasificaciones, he quedado la 14 de 19 mujeres que hemos terminado, el puesto parecido al del año pasado, pero he acabado 5 min antes.



lunes, 7 de marzo de 2011

... buscando nuevos objetivos ...

Desde la San Silvestre no he vuelto a competir… Estoy entrenando como nunca, con muchas ganas e ilusión, no me hace falta ninguna motivación extra, no necesito prepararme para una prueba en concreto. Disfruto con lo que hago y la mayor recompensa es todo lo que el ejercicio me aporta.  Sin embargo, cuando mi cabeza da vueltas a un nuevo objetivo, el sufrimiento en los entrenos aumenta en proporción a mi auto-exigencia. Esta semana por ejemplo, ha sido muy completa en entrenos, sobre todo el fin de semana con tiradas largas de running y bici. Estoy molida!!!! Pero me encanta sentir agujetas!! Estoy orgullosa de mis progresos en la bici!!! Me siento con ánimos para afrontar las próximas competiciones.

El Domingo tomaré parte en el Duatlon de mi pueblo, Basauri, cita obligada para los miembros de mi club de triatlón, como bien se encarga de recordarnos nuestro “presi”. El año pasado ya participe, con muy buenos resultados en los segmentos a pie, y con un plácido paseo por el segmento de bici. Este año me encuentro más fuerte corriendo, y aunque en bici aún me quedan cientos de kilómetros que rodar para poder ser competitiva, me siento mucho más segura y animada.  

Pero mi próximo reto, el que no para de dar vueltas por mi cabeza, el que me acompaña en los entrenos y hace que cuente los días con tremenda ilusión y ganas de que llegue,  es la Media Maraton de la ciudad de Segovia, el 27 de marzo. El objetivo  deportivo a batir, bajar de 1h 30 min, aunque tengo un Plan B, rondar la 1h 35 min. Lo bonito del evento, que me llevo a mis más fervientes fans, mis hijos y mi marido,  además nos acompañaran mi hermana y su family.  El objetivo principal, el que de verdad importa, intentar pasar un fin de semana juntos, con los niños, conocer Segovia, comer cochinillo, y correr la media maratón sin mayor presión que la que me autoimponga. 
La salida y meta será en el acueducto, y por debajo del mismo pasaremos en el kilómetro 10.
Según la leyenda fue la pereza y no Roma la madre del Acueducto.
Una muchacha que trabajaba como aguadora, harta de arrastrar el cántaro por las empinadas calles de la ciudad, aceptó un trueque con el diablo: dispondría éste del alma de la mujer si, antes de que cantara el gallo, el agua llegaba hasta la puerta de su casa.

phoca_thumb_m_30-espectaculos-entorno-al-acueducto3 Consciente de su culpa, la joven rezó hasta la extenuación para evitar la pérdida de su alma. Mientras, una tormenta se había desatado y el demonio trabajaba a destajo. De pronto el gallo cantó y el Maligno lanzó un alarido espeluznante: por una sola piedra sin colocar había perdido el alma de la muchacha.
Ésta confesó su culpa ante los segovianos que, tras rociar con agua bendita los arcos para evitar el rastro de azufre, aceptaron felices el nuevo perfil de la ciudad.
Y dicen... que los agujeros que aún se ven en las piedras son las huellas de las pezuñas del demonio...

phoca_thumb_m_31-visita-a-la-muralla-de-segovia-5
El  próximo 27 de marzo, os cuento lo que vea..... Y espero que ningún diablo "no terrestre" me tiente, porque aunque mi alma esta muy agustito conmigo, y se revaloriza día a día, soy de las que piensa que en esta vida casi todo tiene un precio, incluso el alma. Solo se tiene que dar dos circunsatancias: Necesidad para venderla y poder para comprarla.