lunes, 3 de diciembre de 2012

... necesito un descansito...

Fin de semana intenso : dos competiciones y muchas sensaciones.El sábado durante todo el día se celebró el III Tri Indoor de Arrigorriaga. Por la mañana estuve echando una mano a los de mi equipo de tri Urbiko T.T. , que organizaban la prueba. Los participantes en tandas de 10 atletas, tenian que remar en el ergómetro 1.000mts, pedaleear en una bicicleta estática 5km y correr alrededor del polideportivo 1km. Mucho frió pero muy buen ambiente. ¡¡¡Me lo pase genial animando!!!!    Tuve la gran suerte de poder flanquear a mi amiga Estrella durante la prueba, y la presión sirvió para algo, porque quedo 1ª en su categoría y 2ª en la general. Pocas mujeres a la mañana y menos a la tarde, por lo que mi compa del Urbiko y yo decidimos probar suerte en la tanda de la tarde. Algo diferente que por la mañana, ya que el tramo de la bici, lo hacíamos con nuestra bici y un rodillo bkool.

¡¡¡Una pasada!!! Mientras pedaleábamos teníamos delante una pantalla de ordenador en la que veíamos la carretera por la que hacíamos el trayecto de bici, con sus subidas, sus bajadas, sus curvas... ¡En mi vida estaré tan cerca de las motos de inicio de carrera, ja,ja!!!! Si iba la primera!!!! Pero sufrí un montón...Mucha inclinación para mis piernitas!!!! En las series de la tarde competimos seis mujeres y quede la 3ª, muy contenta.




.
El domingo tocaba monte. I Carrera Xtreme Etxebarri San Antonio, 13km. Resumiendo :  barro, barro, barro, ¿He dicho barro???? Y a sufrir otra vez!!! En las subidas mis piernas no aguantaban, físicamente estaba mal, toda la semana con gripe, dolor en el pecho.. y diferentes circunstancias familiares, me habían impedido entrenar hasta el viernes, además note el esfuerzo del sábado!!! Posiblemente no tenía que haber participado, pero me lo tome con calma y a terminar.



Este es parte del equipo autodenominado "Cuatro mujeres y un destino : Maratón Barcelona 2013."  , falta la cuarta mosquetera, que también corrió , pero acabó tan rápido que fue a terminar con el agua caliente de la ducha!!!! 
La preparación ya ha comenzado, el objetivo pasarlo muy muy bien y cruzar la meta el próximo 17 de marzo.


Así que creo que merezco unos días de vacaciones y de recuperación, ultimamente estoy muy muy cansada y quiero
empezar con ganas y mucha fuerza mis entrenos para el gran objetivo del 2013: el 18 de mayo...Bilbao Triathlon. ¡Este año si! Hoy se abrían las inscripciones y ya esta:




     Inscrita en el Bilbao Triathlon 2013.


         Agua, asfalto, calzada..BilbaoTriathlon!!!


lunes, 26 de noviembre de 2012

... Una clásica, Santurce a Bilbao ...

XXIV Edición de la carrera desde Santurce a Bilbao, 16.300 mts que terminé ayer en 1h 8 min. La última vez que corri esta carrera la acabé en casi 1h 14min...Para estar contenta ¿Verdad??? Pues ayer por la tarde tenía u run-run en la cabeza y estómago que no me dejaba disfruta de la mejora. Quería haber corrido más rápido, haber acabado en 1h 5min y o pudo ser.

Desde hace unas semanas, concretamente desde que estuve comiendo con los de mi equipo de triatlón,  Urbiko T.T., algo se ha me ha revuelto por dentro, algo que tenía  controlado y lucha por ganar la partida y adueñarse de mi sensatez.

Cuando estoy con los del equipo paso envidia escuchando todo lo que entrenan, como programan los entrenamientos y me da la sensación de que entrenan con cabeza, y dedicando mucho tiempo y esfuerzo a eso que les hace felices. Hablan de entrenamientos, dietas, materiales para la bici, pruebas en las que han participado, proyectos por realizar, deportistas que siguen este u aquel otro plan, resultados, complementos o suplementos alimenticios.... UF!!!! Lo controlan todo y son bueniiiisimos. Nadan mucho y muy rápido, vuelan en la bici y corren por debajo de 4 min el kilómetro. 
Entonces dejo volar mi imaginación y quiero ser como ellos. Quiero dejar de dormir para poder entrenar más,  saber que comer y cuando, hacer pesas diariamente para estar más fuerte, correr a ritmos controlados... quiero mejorar mis marcas, quiero ser buena.... y se me va, se me va la cabeza...

Hoy miro mi diario de entrenos de las ultimas dos semanas, en las que he decidido dedicar mas tiempo a mi punto débil del triatlon, la bici. Y compruebo que a penas he corrido 60km en los últimos 15 días, que esta última semana he entrenado 3 días y 2 de ellos he hecho bici.. Que si un día reunión en el cole, que si otro voy con mi madre al médico, que si el miércoles fue la manifa contra los despidos que Firestone quiere hacer en la planta de Basauri en la que trabaja mi marido, que si el  jueves tenía peluquería...
Sí, sí , cualquier cosa imprevista o necesaria (como la pelu!!!) hace que mi horita y media disponible al día para el deporte se esfume de mi  jornada.

Y entonces soy consciente de mi logro: Conseguir hacer lo  que me gusta y no hacerlo del todo mal, dedicando el tiempo que estoy dispuesta a entregar a esta afición, sin obsesionarme, priorizando lo verdaderamente importante, reconduciendo mis anhelos a lo que de verdad importan en la vida, que no es otra cosa que ser feliz haciendo lo que quieres y aprender a saber disfrutarlo. Creo que durante mucho tiempo he sido una persona que siempre ha condicionado su felicidad a momentos futuros. Siempre que conseguía lo que me proponía, me daba cuenta que no era suficiente y que necesitaba algo más que no tenía para ser feliz. Siempre posponía todo a algo por lo que luchar, con lo que ilusionarme, sin darme cuenta que me perdía el disfrute de deleitarme con lo conseguido.

 
 
Siempre queremos más, nuestro ego, nuestro egoísmo, muchas veces no nos deja ver realmente lo que somos, lo que valemos, lo que tenemos, siempre nos pide más, origina la envidía del otro y nos hace creernos mejores que los demás, nos empuja a intentarlo, y no se sacía con lo que le damos, nunca se sacia con lo que conseguimos, siempre puede ser mejor.
 
Quiero aprender a valorarme por lo que soy, por lo que valgo y por todo aquello que consigo con mi esfuerzo. 1H8min está muy muy bien, puede que mejorable en próximas ediciones, en las que espero disfrutar más de lo conseguido y sufrir menos por lo que podría haber sido y no fue.   

miércoles, 31 de octubre de 2012

... la tormenta perfecta ...

Confirmado. Sandy nos deja sin poder viajar a New York. Han cancelado nuestro vuelo y por el momento no nos ofrecen otro hasta el 5 o 7 de noviembre. Demasiado tarde!!!!!! A falta de 4 días nos dejan sin la posibilidad de cumplir un sueño, correr el mítico New York Marathon.

Y si esta aventura compartida con  mi hermana Susi comenzó con poca fe, hace poco menos de un año, el sabor que nos deja quedarnos a las puertas de cumplir nuestro sueño de  acabar de la mano en Central Park  después de compartir 42 kilómetros de carrera, es muy muy amargo.

New York ha sido declarada zona catastrófica.

Da miedo tener al alcance tus sueños, saborear que estas a punto de cumplir aquello que tanto has anhelado, con lo que tantas veces has fantaseado, anticipando momentos que no sabes si vas a vivir o no, pero que no puedes evitar recrear en la mente, soñando con que se cumplan.... Me he emocionado un montón de veces pensando en la salida del maratón, junto a mi hermana, escuchando a Frank Sinatra ....New York, New York.... O cuantas veces me he reído durante la carrera, diciéndola que tenía los pelos de punta, animándola a seguir, repitiéndola que lo disfrutara, que se sintiera afortunada por poder vivirlo!!!... y al final, no ha podido ser, no al menos este año.

Pero he de confesaros que no se por qué extraña razón, no quise ilusionarme demasiado, porque desde el principio blindamos de seguros todo el viaje "por si acaso", y ese por si acaso no dejaba de rondarme por la cabeza, hasta hace una semana, que ya lo vi cerca y con mucho miedo empece a soñar.... Nunca imagine que un huracán nos detendría.

Hace unos minutos mi hermana me confirmaba la cancelación de un sueño... hemos llorado  de impotencia y rabia... pero antes de colgar el teléfono ya estábamos pensando  que la edición de 2013 será nuestra, el año en que terminemos juntas el maratón de New York.

Tenemos un año para seguir soñando, organizando e ilusionándonos.

lunes, 22 de octubre de 2012

..sigo aprendiendo ...


Otra edición más…..Del Bilbao Night Marathon, mi sexto maratón, 3h 19 min., 6ª mujer de 17 participantes y 84 de los 442 valientes que terminamos la prueba. Clasificaciones 2012


Una experiencia más de la que he aprendido un montón de cosas. 

He terminado  los 42.195 mts de esta prueba en tres ocasiones, y en cada una de ellas el embrujo de la noche bilbaína me ha hechizado, este año si cabe, la ciudad mostró su rostro más genuino ya que la  lluvia no quiso olvidase de nosotros, y un incesante “txirimiri”  trasformado en aguacero durante algunos minutos, nos acompaño durante buena parte de la prueba.

Cada uno de los maratones que he corrido hasta ahora me ha dejado una enseñanza, pero éste, quizás por ser el último,  me ha mostrado de forma clara una nueva forma de ver las cosas. Y me siento especialmente orgullosa de haber conseguido por fin aprender a disfrutar de lo que hago sin sentir la presión de tener que demostrar nada. Con ello no quiero decir que haya matado de golpe mi fulgor competitivo… Solo que he decidido que no quiero que esa competitividad me lleve a límites con peajes que no estoy dispuesta a pagar.

Una hora antes de la salida....
El mayor recuerdo que me llevo de esta maratón es la satisfacción personal de haber decidido tomar el camino que yo creo correcto,  las risas con Bego en la ducha mientras nos poníamos nuestros taconazos y nos maquillábamos frente al espejo para seguir la fiesta, recuperando  líquidos y celebrando que habíamos conseguido terminar, una vez más, una maratón.   

Pero para poder celebrarlo, tuve que decidir no poner mi cuerpo al límite como el año anterior,  en el que acabe vomitando y mareada. En el kilómetro 35 mis piernas dijeron que ya no aguantaban ese ritmo sin sufrir, y que para acabar disfrutando y dignamente tenía que bajar el ritmo a unos 5 minutos el kilómetro.  Podía haber continuado con el esfuerzo de intentar aguantar el ritmo de la quinta clasificada, compañera de Basauri y también rival en la distancia , a la que había cogido en el kilómetro 27. Iba acompañada por varios atletas de su club.

Pensé en la suerte que tuve el año pasado cuando Mikel me acompañó durante más de la mitad del recorrido, y cuando después me agarré al ritmo de mi jefe; Entre los dos, me llevaron en volandas a  las  3h 13min. ¡¡¡Gran parte del mérito fue de ellos!!!!

Sin embargo este año he corrido prácticamente todo el maratón sola. La liebre de 3h15min de la organización se coló en la salida, que se daba cada 2 minutos dependiendo de la marca pretendida. Yo estaba en el corral de salida  de 3h a 3h30min, pero cuando vi que la liebre de 3h15min salía con los que pretendían menos de 3h, instintivamente la seguí. Se dio cuenta de su error en el kilómetro uno y decidió abandonar al grupo que la habíamos seguido y esperar a los que habían salido correctamente dos minutos después. Él y su globo de 3h 15min, podían hacerlo, pero nosotros, que teníamos un chip en la zapatilla que había marcado nuestra salida, perdíamos 2 minutos si decidíamos esperar. 

Este percance condicionó toda la carrera. Mi idea era pegarme a la liebre, y acompañarnos mutuamente hasta donde fuera posible, pero me quede sola, con un montón de corredores que pretendían acabar en 3h la maratón. Así  que decidí no forzar y seguir mi ritmo, yo sola ya que la mayoría de los que habían salido con el grupo solo iban a hacer la media maratón y decidieron arriesgar.  

Cuando alcance a la 5ª clasificada seguía muy muy sobrada, pero pocos kilómetros después pague las consecuencias del esfuerzo de coger al grupo. Quedaban a penas 5 kilómetros cuando no se si por el frío, o por el ritmo que había impuesto el grupo que la acompañaba para dejarme atrás, me dio un pinchazo fuerte en la parte inferior de las abdominales, fuerte e intenso, que me impedía seguir corriendo cómoda. Ese pinchazo, por su intensidad, me provocó una náusea, y decidí aflojar, recuperarme y no forzar. Se me pasó enseguida, en cuanto baje el ritmo, y decidí seguir disfrutando a mi ritmo, sin pensar en puestos ni en marcas.

Y viendo como finalmente llegó la quinta, y las consecuencias de su esfuerzo, creo sinceramente que mereció la pena decidir disfrutar hasta el final.

En resumen, un maratón deslucido por la lluvia que condicionó a participantes y espectadores, del cual siempre recordaré especialmente el antes y el después. Porque lo más importante de este maratón ha sido poder seguir disfrutando después de terminarlo,  compartir las anécdotas de la aventura con una cerveza fresquita en la mano, mientras hacíamos planes para futuras locuras: Maratón de Barcelona,   los tres grandes o quizá un ultramaratón. 

¡Todo es posible con una cerveza o kalimotxo en la mano, y muchas pero muchas ganas de disfrutar !!!

Pero lo que si es real es mi viaje a New York. Dentro de 15 días correré con mi hermana el maratón más emblemático del mundo. ¡¡¡¡Manhattan nos espera.!!!! 


viernes, 12 de octubre de 2012

... Otro año más ...

Otro año más… Ya estoy inscrita en la IV edición del Bilbao Maratón Nigth. En el 2008 termine en 3h 35min, en el 2009 hice la media maratón en 1h 35min, y el año pasado acabé los 42.195mts en 3h13min. Ayer formalicé la inscripción para la maratón de este 2012 con las acostumbradas dudas sobre si seré capaz de conseguirlo un año más.
No se que es lo que tiene esta maratón , pero me atrapó desde su primera edición. Es especial. Se corre la noche del sábado, con una ciudad animada por jóvenes que salen a divertirse. La salida: Desde nuestro Guggenheim, iluminado por los fuegos artificiales  que señalan el pistoletazo de salida. El circuito es precioso,  exceptuando un par de kilómetros que se salen del centro de la ciudad, disfrutamos de toda la zona de Abandoibarra, contemplamos el Euskalduna, atravesamos la Plaza de Sagrado Corazón y bajamos por la Gran Vía para llegar al Teatro Arriaga y de allí al Ayuntamiento de Bilbao para retornar al Guggenheim.
Muchos participantes, sobre todo en la primera vuelta de este circuito. Mechas caras conocidas con las que te vas cruzando, que te animan y te aupan. 
¡¡¡Queda una semana!!!  Ya he hecho recuento de kilómetros totales, he intentado medir la fuerza con la que llego y el cansancio acumulado, me he prometido una y mil veces no ponerme metas altas y tener un plan B que no huela a fracaso. 
Esta última semana ha coincido que algunas de las personas cercanas me han trasmitido que no me entienden. No llegan a comprender mis aspiraciones, solo ven que machaco mi cuerpo y que no llego a todo, me dicen que tengo que parar, que no puedo seguir así , que me meto mucha caña, que antepongo los entrenos a cosas importantes.....Puede que lleven razón o no, no lo se. Se que correr me hace bien. Se que tengo un marido y dos hijos pequeños con una pila de extraescolares,  a los que dedicar el 100% de mi tiempo libre, sé que trabajo 8h cada día, sé que me gusta estar con mis amigos y disfrutar de una tarde de café y cine, o de pintxo-pote cervecero, sé que todos los días tengo que hacer alguna compra y organizar las cosas de casa.... pero también sé que para que todo ésto funcione, necesito estar bien, y para estar bien necesito correr, necesito hacer largos en la piscina y salir en bici cuando el tiempo lo permite, el climatológico y el mio, mi tiempo, siempre ajustado, siempre medido,  siempre insuficiente. 
¡¡¡Quiero que llegue ya!!! Mi maratón, el de Bilbao, el nocturno. Para volver a sentirlo, para volver a disfrutar de sus calles, de su gente, de sus corredores.... ¿¿¿Y después????  Después unas vacaciones en Nueva York, y a recolocar otra vez la mochila del tiempo, a ver si sigue entrando todo o hay que valorar la necesidad de sacar algo de ella.

martes, 25 de septiembre de 2012

...donde el silencio se oye ...


Perfil Sorginen Lasterketa
Desde hace tiempo tenía una deuda con Bego, mi compa de entrenos. Ella suele participar de forma habitual en carreras de montaña y cuando salimos a correr me suele deleitar contándome anécdotas y me describe paisajes que deben estar marcados en sus retinas. Me cuenta que es otra forma de correr, de sentir la naturaleza, en el monte los tiempos se relativizan, la fuerza es tu mayor baza, si en el deporte en general la solidaridad y simpatía entre atletas es una constante, en el monte alcanzan su máxima expresión.
Así que decidida a probar, ambas nos inscribimos en la “Sorginen Lasterketa 2012”  (Carrera de las Brujas), cuyo circuito transcurría por el Parque Nacional de Urkiola, en las pendientes de nuestros montes Anboto y Udalaitz. Lo de las brujas es porque en estos parajes, según la mitología vasca tuvo su morada por un tiempo nuestra Mari, Dama de Anboto, y la leyenda cuenta....

" que en una familia sin descendencia la mujer deseaba como fuese tener un hijo, a pesar de que a los veinte años se le tuviese que llevar el diablo, y al fin quedó embarazada de una hermosa niña. Días antes de que la muchacha cumpliera los veinte años su madre la encerró en una caja de cristal y la vigiló día y noche, esfuerzo inútil, ya que el mismo día de su cumpleaños el diablo, rompiendo la caja, se la llevó consigo a la cima del Anboto, donde habita desde entonces".


La carrera salía y llegaba en Axpe, 25.6Km en total, con un desnivel positivo acumulado de 1.300m., nada de asfalto, todo pista, piedras y monte.  Y como la ignorancia es la madre del atrevimiento..... Pues alli que fuimos, a ver como iba la mañana, pensando inocentemente que iba a ser durilla porque comenzaba con casi 5 km de subida hasta llegar a los 1000mts de altitud. 

Antes de salir planeamos ir despacio, entrenado para coger fuerza en las piernas, pero al menos yo, no imagine quee íbamos a tener que ir en fila de a uno, apoyándonos con las manos en los cuadriceps porque no nos daban máss de si. Antes de llegar al 4 km tuve que tomarme una glucosa porque mis piernas empezaron a bailar sin mi consentimiento, en lo alto, kilómetro 5 y tras 50 minutos de continua subida, fui consciente de que iba a sufrir mucho.



Entonces me plantee disfrutar del lugar, dejar que la naturaleza se fundiese con mi esfuerzo y me permitiera sentir la paz infinita que el silencio trasmite. 

Y lo escuche. 

Los apenas 170 corredores  dibujábamos una larga fila serpenteante que señalaba el camino. Hubo tramos en los que cuando el viento descansaba solo escuchabas silencio. A la derecha  Anboto mostraba toda su grandeza, el camino era estrecho y se podía sentir el vértigo de la altura cuando a tus pies el paisaje estaba formado por miles de pinos que parecían de miniatura.
 Y así me sentí. Pequeña ante la inmensidad de las montañas. Me quedo con ese momento de paz, de negras cabras montesas, de caballos salvajes pastando libremente, de silencio abrumador. 


Lo demás fue un largo camino hasta la meta, a la cual llegue cansada, consciente del enorme esfuerzo, de lo mucho que me queda por aprender, pensando en las agujetas que iba a sufrir durante la semana.... Pero enormemente feliz, por haber llegado, por haber acabado tras 3horas y 17 minutos de continuado esfuerzo y sobre todo por haber encontrado el más absoluto silencio.


jueves, 13 de septiembre de 2012

... el faro ...


¡Definitivamente! Esta claro que tengo que seguir la luz de mi faro, ahora de nuestro faro, porque parece que a Uxue también le deslumbró . 

Fue un día muy especial...

martes, 11 de septiembre de 2012

... Primera competición de la nueva temporada ...


Estrenamos la temporada con esta prueba en la que no había participado en sus ediciones anteriores.  En el calendario cuadraba muy bien dentro de la preparación del primer gran objetivo de la temporada, el Bilbao Maratón Nigth. 
Mi objetivo, más que terminarlo en un tiempo determinado, era aprender a disfrutar de la competición con actitud humilde, sin auto-presiones absurdas que desvíen  de mi cabeza  el objetivo primordial de disfrutar con lo que hago.
Y el balance, por fin, es muy positivo!!! A diferencia de otras veces he sabido controlar sensaciones… Os mentiría si dijese que en la salida no estaba nerviosa. ¡Inevitable sentir mariposas en el estómago antes del pistoletazo de salida!

La noche anterior no pude dormir bien, al igual que los días anteriores mis pequeñajos habían experimentado la excitación y nerviosismo ante su primer día de cole,  su amatxu se encontraba nerviosa ante su primera prueba de la temporada, se  reencontraría  con viejos compañeros y cabía la posibilidad de encontrarse con algún atleta nuevo a descubrir este curso;  El desconocimiento del circuito y la incertidumbre de lo que podría acontecer en el transcurso del mismo, le exigía prudencia sobre su capacidad para terminar dignamente, al menos con una aprobado alto.

Pero llegó el domingo y sorprendentemente llegue a  la salida de Oruña de Piélagos muy muy tranquila, sin retortijones, sin autoexigencias, dispuesta a disfrutar. Conté mi verano deportivo a  algunos conocidos runners  con los que coincidí y justo antes de tomar la salida  pude saludar y compartíirúltimos minutos de calentamiento, con una nueva compañera  de aventuras con la que estoy segura voy a disfrutar de grandes momentos.  

¡Es lo que tienen las últimas tecnologías! Intercambias cuatro correos electrónicos, sigues las entradas en los  blogs y sin necesidad de conocer físicamente a una persona puedes alcanzar el convencimiento de que es una de las perlas que tienes que encontrar en esta vida. Estrella es así, primero se presenta regalándote  una esplendida sonrisa que desborda alegría y vitalidad, y en un instante después  te hace sentir que ha estado ahí siempre, que sea lo que sea lo que necesites, si esta en su mano, te ayudará.   

Y tras el ritual de desear suerte a los atletas que te rodean y de verificar la colocación del chip y el nudo de las zapatillas, comence a correr.  Durante los primeros kilómetros no pude evitar deleitarme pensando en la próxima aventura que compartiría con Estrella: La Maratón de Nueva York del próximo 4 de noviembre. Pero me obligue a admirar el lugar por el que corríamos, a dejar que me llegase el aliento de la gente que animaba aplaudiendo y finalmente deje que todos los pensamientos salieran de mi cabeza y simplemente corrí, con la mente en blanco, disfrutando. A penas 4 kilómetros antes de llegar a meta, mis piernas me distrajeron y me comunicaron que no podían seguir a ese ritmo, así que me toco sufrir, bajar ritmo y centrarme en acabar. 
Finalmente termine en casi 1h35min y 3ª en la clasificación de Veteranas B.

Coincidí nuevamente con Estrella en la entrega de premios, ella quedo también tercera de su categoría, con lo cual compartimos la satisfacción de subir al podium, recoger nuestro trofeo y poder atrapar este primer encuentro físico en unas fotos que reflejan la brillante madurez de dos mujeres que entre muchas otras cosas, se esfuerzan en vivir sus sueños.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

... desplegando velas ...


En estos últimos meses el rumbo de mi vida ha estado escrupulosamente marcado por la  corriente, me he dejado mecer en mi barca a la deriva,  deambulando de un sitio para otro, sin trayectoria marcada. 
Durante todo este tiempo de ausencia, he vivido días placenteros en los que me he dejado arrullar por el vaivén de las olas, sin permitir que ningún pensamiento del que no pudiera librarme en menos de 5 segundos abordara mi barquichuela. 
Un solo deseo: el de continuar sin elegir el camino, dejando que la fuerza de la corriente decidiera por mi. 

Si tu me dices ven lo dejo  todo... Pero dime ven.
Albert  Espinosa
Cuando no sabes a donde quieres llegar, cuando el miedo te impide decidir cual quieres que sea tu destino, lo más cómodo es no hacer nada, dejar pasar el tiempo conscientemente, buscando cualquier señal, meditando, aprendiendo de los errores y recuperándose de las heridas. Pero ha habido días en los que esa serenidad interesada se ha visto brutalmente violentada por tempestades absurdas, con grandes olas de angustia, culpa, inacción, abatimiento, conformismo y pendencieras reflexiones que no he podido esquivar.

Y así he dejado pasar los días, tumbada en mi barca, en mi particular  “C´est la vie” 


El  mundo sigue, el tiempo pasa y solo quiero dejar de madurar, 
olvidarme de toda lógica, abandonar el sentido común, arrinconar la represión,
 reducir el mundo a lo esencial y esperar a que la vida 
me muestre el camino que el tiempo me quita por kilómetros.

Faro Punta Cabalo. Isla de Arousa. Pontevedra Agosto 2012
Un destello intermitente me deslumbra atrapando mi atención. Me señala un punto, un  destino incierto, deslinda un nuevo camino. A mi cabeza llega el recuerdo de una historia  sobre un faro, sobre actitudes ante la vida que envidio y anhelo. Pienso en las perlas desperdigadas por el mundo que están esperando ser encontradas.   
¡Es el momento! Extiendo las velas confiando en que el viento me sea favorable. Es la señal que esperaba, mi faro, mi destino. 


Habrá nuevas borrascas de las que deberé sobreponerme, el recelo de no encontrar lo esperado me acompañara en el viaje, pero siento que debo seguir la luz de mi faro.  

lunes, 4 de junio de 2012

... mi primer olímpico ...

Poco a poco, pasito a pasito, voy avanzando en el mundillo del triatlón. Ayer finalice mi tercer triatlón, el primer olímpico para mi,  1500mts de natación, 41 km en bici y 10km a pie. Y qué quereís que os diga, a pesar de ser una negada en el agua, muy lenta con la bici y defenderme en la carrera; 
A pesar de volver a pensar una vez más que ésto no es lo mío y que me obceco en volver a intentar hacer bien algo que no se me da bien, terminé sin agobios, con la sensación de haber conseguido algo grande, de haberme superado una vez más a mi misma. No se como explicarlo, pero en el triatlon no te peleas solo con el reloj. En una carrera, más o menos, sabes cuales son tus tiempos, tus ritmos, y tu nivel; en el triatlon sabes que no vas a ganar, que no vas a luchar por quitarle un minuto al tiempo porque todo es relativo. Tu tiempo depende de las corrientes marinas, de que veas la boya que tienes que rodear y no te pierdas en la inmensidad del mar, de que el neopreno salga más o menos rápido, de que no te caigas en la bici, no se salga la cadena, del desnivel del recorrido o de que vayas en grupo o sola, de que las piernas te respondan en la carrera y de que tu cabeza sea lo suficientemente fuerte como para seguir adelante teniendo como único objetivo terminar. 
Ayer terminé en menos de 3h mi primer Triatlón olímpico:  

              XVIII. TRIATLON DE ONDARROA

                      VII. MEMORIAL GERARDO SAIZ

                                           http://www.ondarroakotriatloia.net/triatlon.html


Y fue difícil, los 1500mts del agua se me hicieron eteeeeeernos... Y no porque fuera mal físicamente, sino porque cuando llevaba nadados unos 100mts o menos!!!!  ya tenía sensación de estar perdida. Se me hace largo no llegar al otro lado de la pisci rápido para dar la vuelta, y entonces casi me paro para comprobar que aún me queda mucho y que voy bien orientada. 
La primera boya me costó pero más o menos la tome bien, sin desviarme mucho del trazado lógico....Pero la segunda es otro cantar. Sabía que estaba muy muy muy lejos y que tenia que nadar bastante, pero seguia pensando que no iba bien y cada poco me paraba para orientarme, a veces no veía la boya y seguia nadando. Cuando llegue más o menos a la altura de la donde se supone que debía cambiar de sentido noté algo raro: venían nadando en sentido contrario, y es que la boya que debía dejar a la derecha se encontraba a mi izquierda unos 100 mts, así que a nadar para arriba,  bordearla como debía y luego seguir hacía la tercera boya, yo solita con mis miedos. Iba muy muy atrás, creo que detrás de mi podía quedar otra nadadora aún más perdida, había mucha corriente y alguna ola. Durante el rato que fui nadando tranquilamente acompañada por una piragua de la organización, pensé  "se acabó, esto no es lo mío, salgo del agua, me quito el neopreno, cojo mi bici y para casa. Me dedico a correr que se me da un poquito mejor y basta de cabezonerias".

Por fin llegue a boxes, y pense que ya que había llegado iba a intentarlo. Escuhe "Animo que vas muy bien" y vi que no habían recogido la bici que estaba al lado de la mía. Entre quitarme el neopreno y ponerme casco, gafas y zapatillas, no miré más. Pense por un momento que igual había alguna más perdida que yo,  me dije "Venga a por la bici y a entrenar duro".  Y el segmento de la bici fue bien. Todo el camino sola pero a mi ritmo, un ritmo más fuerte que el del año pasado. El recorrido tenía el calificativo de "rompepiernas" y no defraudó. 
Todo subidas y bajadas pero tampoco muy duras. Adelanté a una chica y eso hizo que creyese más en mi.  Hice los 41km sin más incidentes que tener que bajarme a colocar la cadena y un pequeño percance en un adelantamiento que me hicieron que casi me tiran a la cuneta. Llegue a dejar la bici y allí estaban mis animadores esperándome impacientes por la tardanza. Les veo y les saludo,  les hago una señal de victoria, de que he llegado y ahora toca correr, por lo que les veré y les chocaré la mano varias veces en las tres vueltas del recorrido.


Y tras terminar los 10km a pie en 45´42´´ llego a meta sintiendo una satisfacción total, sin mirar el reloj electrónico, sin importarme el tiempo ni la posición, orgullosa de haber terminado, de haberme enfrentado a mis miedos y limitaciones, orgullosa de por fin haber aprendido que lo importante es el camino, que lo importante es luchar contra uno mismo, conocerse bien y aceptarse para poder seguir adelante. 

lunes, 21 de mayo de 2012

... Orgullosa de mis urbikos ...

Ayer 19 de mayo, se celebro el II Bilbao Triathlon....¡Que largo se me hizo el día!!! Y no porque estuviese preocupada por la "vieji" a la que le habían dado el miércoles su 4ª sesión de quimio, ya que ella estaba estupendamente, cansada pero sin ningún otro efecto secundario como en otras ocasiones. 

Eso hizo que mi cabeza pudiese estar mucho más pendiente de mis compañeros urbikos, de su gran día. Desde el día anterior compartí con ellos mediante correos y mensajes de facebook, sus nervios, sus dudas de última hora, colgaban fotos de los dorsales, del sillín que les habían regalado.... Veía las previsiones del tiempo y me volvía a acordar de ellos. 
Tenia sentimientos contradictorios:  Por un lado al ver lo bien que estaba ella, pensaba que podría haber estado con los otros urbikos y no hubiese pasado nada. Por otro lado me repetía que mejor así  porque no creo que estuviese lo suficientemente preparada para terminar. 
Lo vía en la etb-sat, y pase mucha mucha envidia., se veían urbikos de un lado para otro. Me acorde especialmente de mis dos compañeras, e intente mandarles mucho ánimo mientras las veía por segundos en la tele. 

Así que ya no hay excusas, tengo el firme convencimiento de que tengo todo un año para preparar concienzudamente el  III Bilbao Triathlon . Además sus organizadores me lo han puesto fácil, me han animado y mostrado su comprensión estos días. Eskerrik asko!!! 
Y el año que viene, allí estaré, disfrutando de mi ciudad, de mi gente, con mi equipo Urbiko T.T y dándolo todo para conseguir mi objetivo : terminar.

martes, 15 de mayo de 2012

... Mi segundo triatlón ¡Esto engancha!!! ...

El domingo participé en el "Deba Itziar Orbea Xtreme Triatloia". Tenia ganas de volver  a competir y necesitaba una motivación extra para continuar con los entrenos después de unas semanas irregulares en las que no acababa de mantener rutinas. 
El sentimiento de empezar una vez más, de comenzar un nuevo camino otra vez me ha acompañado estas últimas semanas, junto al convencimiento de que últimamente empiezo demasiadas veces y por una u otra razón no llego al final del camino. Así que tenía que estar atenta a las señales, dudando si esta apuesta por el triatlón seria tan solo una cabezoneria de las mías.

Hace unas semanas, por estos mundos internaúticos, descubrí  un equipo de triatlón singular, el Club de Triatlon Triku, formado solo por mujeres cuyo lema principal es "Mujeres triatletas. Diversión y deporte en grupo" http://trikutri.wordpress.com/ . Enseguida me enganchó y conocí mediante su página web a algunas de estas mujeres a las que desde la distancia empecé a admirar por su filosofía deportiva. Cuando vi que en el Triatlón de Deba estaban apuntadas cuatro trikus, ya no encontré excusa para seguir haciendome la remolona y no apuntarme al primer triatlon de la temporada.

Cuando llegamos a Deba el sol seguía haciéndose el remolón tras las nubes, y la mañana era gris, con una temperatura ambiente de entre 15-17 ºC, he de confesaros  que me dio pereza tan solo pensar como estaría el agua de fría. Me encontraba relativamente tranquila, mucho más que en otras pruebas, sabía que mi objetivo era disfrutar y aprender.  Nos dirigimos a por los dorsales respirando aire de triatlón : algunos acercaban las bicis a boxes, a otros les rotulaban el dorsal en el brazo y pierna, muchos comentaban lo fría que estuvo el agua en el Triatlón de Bermeo, la alfombra sobre la arena de la playa ya estaba extendida, los boxes preparados, la megafonía comenzaba a darnos la bienvenida..... 


Tras contemplar el maravilloso paisaje, con los pulmones repletos de ese ambiente pre-competición, y el numero 396 en mi brazo y pierna izquierda, entre con mi bici a boxes y justo a mi lado había una triku, así que sin perder ocasión me presenté y le dije que pensaba que su club ayudaba a fomentar el deporte entre las mujeres y que creía que tenían una filosofía deportiva envidiable, transmitiendo en su página web y sus blogs ser una gran familia que disfruta con lo que hace. Enseguida empaticé con ella y vi que tenía mucha experiencia en triatlón, me dio algún consejillo y nos deseamos suerte.

Volvimos a coincidir en la salida,  35 mujeres a las que sorprendió la bocina y empezamos a nadar, algún manotazo fue inevitable pesar de que solo salimos las mujeres, en la salida nos dimos algún manotazo y a pesar de que me encontraba tranquila, noté que el corazón se aceleraba y que no lograba regular la respiración. A los pocos metros me pare unos segundos para recobrar el aliento, había oleaje y cada vez que intentaba bracear parece que chocaba de lleno contra el agua, hubo un momento que se me hizo duro. Pero pasó y cuando deje la boya amarilla a la derecha y vi la arena mi ritmo fue más constante y sereno, aunque se me hizo interminable y me parecía que la arena se alejaba por minutos. Aprendizaje de la primera transición : Me siento perdida, debo confiar más en mi orientación y no pararme tantas veces para saber si voy bien.
Llegue a la arena y allí estaban, en primera fila, mis más fervientes seguidores gritando "animo amatxu!!" y mi fotógrafo oficial.

Hago la transición bastante bien y a por la bici. Me sentía cómoda, era consciente de que habia salido tarde del agua y vi como muchas chicas iban en grupos a bastante distancia, pase a una chica y pense ir con ella, pero sorprendida me di cuenta de que podía ir más rápida sin esfuerzo. Luego empezamos a subir, y subir, y seguir subiendo... y cada vez que miraba hacía delante solo veía más cuesta. Algún repecho para coger aliento y vuelta para arriba. Me dije una y otra vez que la bici no era lo mío, que mis piernas no son lo suficientemente fuertes, que me estaba empeñando en la bici cuando lo mío es correr, hasta se me paso por la cabeza vender la bici y dedicarme a otra cosa. Llegó al bajada de Itziar, el paisaje precioso, bajando confiada, sin miedo, disfrutando de la bici. Llegada a boxes donde me esperaban mi fotógrafo y animadores personales, con la lección aprendida de la segunda transición : no tengo que ser tan pesimista, coger más fuerza en las piernas y sobre todo hacer muchos, pero que muchos kilómetros de bici.

Los 5km de carrera fueron puro trámite, recorrido bonito pero con  sorpresa, una cuestecita de unos 100 mts que había que subir y bajar dos veces. Aprendizaje en este segmento : las piernas llegan cansadas de la bici, lo que quiere decir que correr después es cada vez más difícil porque en la bici me exijo más. 


Llegó a meta y me siento muy muy feliz. Lo he logrado una vez más y he superado muchos momentos críticos de la prueba. Me encuentro con la triku, la felicito por lo bien que lo ha hecho y nos fundimos en un abrazo espontáneo.


En meta, en la zona finisher (como me gusta la palabrita)  nos agasajan con frutos secos, bocadillos de jamón del bueno, sanwiches de jamón y queso, sandía y plátanos, yogures, pastelitos, todo tipo de bebidas.... 
Dejamos pasar a los niños para que disfruten con nosotras....Somos mujeres, somos madres, somos triatletas...por un momento me sentí un poco triku. 



lunes, 9 de abril de 2012

... Agur Bilbao Triathlon 2012 ...

Esta Semana Santa tocaba visitar a la yaya en Brivi, el miércoles recibió su segunda dosis de tratamiento y queríamos acompañarla estos días para poder valorar cómo se encontraba. Llegamos el jueves a la hora de comer y nos recibió en la puerta con una sonrisa y un gorrito de varios colores que se había hecho con las sobras de varios ovillos de lana. Estaba eufórica, deseando destaparse y enseñarnos su nuevo look.  No se volvió a poner el gorro, estaba contenta por la visita y porque los niños ni si quiera se habían sorprendido, seguían achuchándola del mismo modo que cuando tenía canas. Les habíamos dicho que a la yaya se le había caído el pelo porque le habían dado una medicina que era muy fuerte y le había producido esos efectos. Uxue enseguida racionalizó y dijo que una vez a Spencer en su serie favorita Icarly, le pagaban por probar los efectos que producían unos medicamentos y se paso todo el episodio bebiendo litros y litros de agua, así que eso podía pasar, si en la tele ocurre....

Así que yo estaba en las nubes, la veía que estaba bien, sin síntomas aparentes del tratamiento y muy pero que muy animada. Sabía que la semana del Bilbao Triathlon le tocaba recibir la quimio, pero quería auto engañarme pensando que si lo llevaba tan bien, podría hasta no visitarla ese fin de semana. Pero el viernes se empezó a encontrar un poquito rara por la tarde, empezó a sentir dolores y a tener que visitar el wc más de lo habitual. No pudo dormir casi nada, entre los viajes al cuarto de baño y el malestar. El sábado los síntomas se intensificaron y su actitud de autosuficiencia empezó a tambalearse.  Se asustó porque quería no sentir nada, pensaba que era lo suficientemente fuerte como para poder pasar por esto con una sonrisa las 24h del día; Y no pudo ser,  y se vino abajo, se escondió de nuevo bajo su gorro de lana y el semblante le cambio. Las frases que yo escuchaba ya no eran de optimismo y de puedo con ello, sino de un desánimo alentado por el sufrimiento y el malestar.

Me puse las zapatillas y salí a correr un rato por el parque. Llovía así que estaba lo necesariamente solitario para mi. Últimamente me estoy acostumbrado a llorar corriendo, nadie me ve, nadie me oye, el llanto se ahoga entre jadeos mientras intento ir más y más rápida. En mi cabeza solo retumbaba una frase "nos esta intentando engañar pero se esta  muriendo". Y me acorde del jueves, antes de que la viese llorar, de lo bien que estaba cuando llegamos, de lo animada que estaba, de como tras leer el informe médico por enésima vez seguía sin querer entender lo que en él  pone. Y me sentí como una egoista por pensar en el Bilbao Triathlon, por estar haciendo planes para irme con los niños a Port Aventura en el puente de mayo a pesar de que sabía que esa semana recibirá la tercera dosis del tratamiento. Fui consciente entonces de que Port Aventura estará en el mismo sitio el año que viene, que en mayo de 2013 habrá una nueva edición del Bilbao Triathlon en al que podré participar, y que ahora mi sitio está en otro lugar, al lado de ella, para reírnos cuando se encuentre bien y llorar corriendo cuando la vea triste.

Ayer escuche en el reportaje que Informe Semanal hizo sobre Mingote, la frase que lucía en el reloj de pared de Pio Baroja " Todas las horas hieren, la última mata".

Quiero acompañarla en la medida de mis posibilidades en todas esas horas que le van a hacer daño antes de que le sorprenda la última. 

lunes, 2 de abril de 2012

...totalmente perdida ...

Se dice, se comenta, que en esto de la orientación las mujeres estamos un poco despistadas...No me gusta generalizar nunca pero en mi caso particular este dicho se cumple al 200% .

Esta temporada extraña me esta costando ponerme a prueba en las competiciones. Sigo los entrenos sin vaguear tanto como otras veces, pero me esta dando demasiada pereza competir. Y se que esta pereza responde al  miedo a conocer mi verdadero nivel y desanimarme a participar en el Bilbao Triathlon.
Ayer por fin decidí participar en el Duatlon corto de Durango, Memorial Gorka Uribeetxebarria, muy bien organizado por el club Mugarra Triatloi Taldea, y con mucha animación y gente viéndolo.
Las distancias eran de 10km a pie, 40 en bici  y otros 5km de carrera. Me encontraba con ganas y confiada porque últimamente tengo buenas sensaciones con la bici. Estas últimas semanas he hecho parte del recorrido del segmento del Bilbao Triathlon, subiendo por el Vivero a Artxanda, y algún rodaje de 50Km a 26km/k, que para mi es un triunfo.

Así que con más miedo que vergüenza me presenté en la meta junto a otras 20 mujeres, entre ellas Inma Pereiro, la  ganadora de esta edición.

Los 10 primeros kilómetros a pie los salvé sin problemas, por la mitad del pelotón, sabiendo cual era mi lugar y sin forzar demasiado por lo que pudiera venir en la bici.  Hice la transición bien, a mi ritmo pero sin contratiempos, y sali pitando en la bici con buenas sensaciones, siendo consciente de que muchas mujeres me tenían que pasar y que pronto me darían alcance los primeros chicos que salieron 15min después que nosotras.

Y así fue, varias mujeres me adelantaron antes de que hiciera los 10 primeros kilómetros en bici. Yo sentía que iba más rápida que en otras ocasiones, pero no podía seguir a ningún grupo de los que me pasaban. Los primeros porque iban a una velocidad vertiginosa, pasaban a mi lado, tan cerca que me daba miedo, sentía la misma sensación que si me sobrepasara un coche o un camión.
Asi que hice toda la carrera sola, con mucho viento, y muchas subidas y bajadas, se me hizo duro.  Poco a poco los kilómetros caían,  casi todas las mujeres me habían pasado, pero yo sabía que aún quedaba alguna. Mi cuentakilometros ya marcaba el kilómetro 36, me sentía feliz porque al menos me sentía competitiva, iba a llegar con un crono aceptable y solo me quedaban  5 km a pie por el centro de Durango para poder disfrutar de mi primer duatlon este año.
Asi que iba yo inmersa en mis pensamientos cuando hice el cambio de sentido en la general y pase al lado de un cartel que indicaba Durango. Pero no vi ninguna indicación que dijera que tenía que meterme por ahí, ni había nadie de la organización, así que yo, carretera nacional hacia adelante, hasta que en la siguiente rotonda me pareció extraño que el de la organización solo estuviese controlando el otro sentido. Pero intuí que me vio y no dijo nada, con lo cual supuse que iba bien. En ese trayecto me cruce con tres participantes mujeres que iban en sentido contrario y que me miraron extrañadas. Así que en la siguiente rotonda pare y pregunte al de la organización.
 ¡ME HABIA EQUIVOCADO Y HABIA HECHO YA CASI 5 KM! 


En ese momento me sentí fatal, se me paso por la cabeza pararme, enfadarme, no coger una bicicleta de carretera en mi vida. Me acorde de Bittorro y de que me había dicho que se daba la vuelta por encima de la carretera y que después a Durango, me sentí frustrada porque había visto la salida y no la había tomado. Maldije mi mal sentido de la orientación. ¿Y ahora qué? Pues nada, con mucha rabia, nuevamente cambio de sentido y otros 5km más para llegar al desvio de Durango y poder terminar el segmento de bici, que para mi en vez de 40km fue de 49km. Deje la bici, aguantando las ganas de llorar de impotencia, y entonces volví a escuchar otra vez "Animo Mari, que ya no queda nada!" Mi marido y mis niños estaban esperándome en boxes. Mientras comencé a correr intente explicarles que llevaban al menos 20 minutos de más esperándome porque me había perdido. "Que más da!!! Ahora corre, acaba!!!"  escuché. De repente como si un jarro de agua fría lavase mi mala conciencia, me dije "Y que más da!!! Has disfrutado en la bici, has competido con dignidad y vas a llegar a meta porque en el deporte como en la vida no hay que tirar nunca la toalla, hay que saber llegar a la meta sabiendo disfrutar el camino, y si uno se equivoca o el camino se tuerce, pues habrá que seguir transitando por él hasta encontrar la siguiente señal. 
La superación personal debiera concentrarse en ser consciente de la suerte que cada uno de nosotros tiene en poder hacer lo que nos gusta, en disfrutar con ello, en sentir que la gente que te importa te acompaña. No es bueno obsesionarse con un tiempo, con un puesto, con una marca...Es algo que va unido al deporte en sí, pero cuando las cosas no salen como uno quiere hay que ver el lado positivo. 
Lo positivo: Terminé, no arroje la toalla. Acabe en un tiempo de 3h, y siendo la 2ª en mi categoría y la 1ª VT1 del Cto. de Euskadi. La cara de mis hijos cuando subí a por el trofeo, lo orgullosos que estaban de mi. El buen entrenamiento que hice, y las buenas sensaciones en la bicicleta. 




lunes, 19 de marzo de 2012

... una lección de vida ...

Este fin de semana me ha dado por pensar... Como mi "vieji" había recibido la quimio el miércoles pues el viernes decidí ir a Briviesca a echarla un ojito. No os podéis imaginar todo lo que me esta enseñando, estoy aprendiendo una lección sobre actitud en la vida que jamás podré olvidar. 

Me dice que se encuentra bien, que se encuentra "tranquila con la vida", no siente rencor, ni miedo (si acaso un poco al dolor), asume con naturalidad su enfermedad y quiere luchar hasta el final con dignidad, con calma, con ímpetu. Dice que se lo debe a la vida, que no puede dejarse morir porque su vida, aunque a mucha gente le parezca que con 83 años ya es aburrida y muy limitada, es su vida, y la disfruta desde el sofá de su casa viendo todas las telenovelas porque dice que le activan el cerebro con el seguimiento que tiene que hacer de la trama y los personajes, viendo sus concursos favoritos, hablando por teléfono con amigas y familiares, observando desde los cristales de la terraza quien viene y quien va, si este vecino no está en casa o cuanto crece el pequeño Nicolás. Cuando hace solillo se anima a bajar al jardín donde conversa con las vecinas y vecinos que la admiran por su actitud, siempre alegre, siempre autosuficiente, siempre sincera.

Y me esta enseñando que a las cornadas de la vida hay que plantarles cara, hay que valorarse lo suficiente para no caer, para asumir que hay cosas en la vida que son una "putada", pero que el hecho de que nos regodeemos  en la tristeza que puedan producirnos no va  a hacer que desaparezcan.

Me quedo con el "piscolabis" del sábado, corte un poquito de jamoncito, puse dos vasitos de vino y unos trocitos de pan en la mesita de la terraza de la cocina, y nos sentamos a charlar, viendo la calle, el jardín y el sol que proporcionaba a los tejados de las casas una luz especial. 

"No tengo miedo a morirme....No se si el cáncer me matará o me moriré de otra cosa, he pasado por mucho en esta vida, tuve que trabajar desde pequeña porque mi padre enfermó y falleció muy joven, la post-guerra no era fácil y cuando me case tuve que irme lejos de mi familia, de mi tierra, me fui de  mi Burgos al norte para poder vivir mejor, Dios quiso que tras problemas con el embarazo y un aborto no pudiese tener hijos, después de criarte durante 4 años y quererte como a una hija, volviste con tus padres y sentí un vacío infinito,  hace tres años tu tío me dejó sola y le odie durante mucho tiempo por ello, porque yo le había dedicado toda mi vida y sentía que él me la había destrozado.
 Pero ahora no, ahora estoy en paz con la vida"

Yo no sabía que decir, solo callaba e intentaba que no viese mis lágrimas. Y entonces me demostró ese amor sin apego que siente por mi. No quiere verme triste, no quiere verme llorar, entiende que yo tengo mi familia, mis hijos y que mi sitio no es a su lado. Me agradece de corazón que la visite, que la ayude en la medida de mis posibilidades, pero no quiere que me sienta culpable, no quiere que sufra por ella porque no seria justo, porque no me quiere débil.

Por la tarde me puse las zapatillas y salí a tomar mi medicina a un polígono de al lado de casa, dando vueltas al perímetro de 2 km y pensando bajo la lluvia que no quería decepcionarla, que tengo  que estar a la altura de lo que no me pide y de lo que yo quiero darla. Pensaba en su actitud, en que aunque las piernas le dolían y casi no podía moverlas, no se había quejado ni una vez, solo cuando le preguntaba me decía "me duelen un poco las piernas, siento como calambres" , y eso que apenas había dormido 2 h la noche anterior por culpa de los "calambres". 

Una lección de vida que no me gustaría olvidar :  por una lado la capacidad de amar sin apego, sin exigencias, sin condiciones ; y por otro el gran valor  que cada uno de nosotros tenemos que darle a la vida y la actitud con la que debemos afrontar los contratiempos o las "puñaladas" que a veces recibimos.

Bernabé Tierno decía que “nuestra actitud ante la vida no debe depender necesariamente del exterior, sino sobre todo de nuestro interior. Los seres humanos encerramos en nuestro interior toda posibilidad de respuesta y la capacidad de obrar, transformar y crear. De nosotros depende permitir que los acontecimientos, o el estado de ánimo influyan en nuestra conducta. Las situaciones no son, por sí mismas, ni positivas ni negativas. Somos nosotros quienes decidimos


domingo, 11 de marzo de 2012

... Capitulo 5. De todo un poquito ...

Han sido dos semanas muy intensas en todos los ámbitos de mi vida : profesional, personal, deportivo y social.
Empezando por lo más reciente tengo que contaros que hoy he hecho 86km seguidos en la bici por primera vez en mi vida, en 3h30min y a una media de 24km/h. Se que para muchos esto es lo habitual del fin de semana, para mi supone superar una etapa y poder contar que he podido llegar. 
Mis sensaciones en la bici son cada vez más distintas, mi objetivo ha cambiado para bien este año. Si hasta la temporada pasada cuando andaba en la bici mi objetivo número uno era no caerme, que no se me cruzara nadie en un paso de peatones o que el semáforo no se pusiera rojo.... Este año tengo la sensación de controlar los tiempos, de ir más relajada, de anticiparme y soltarme del pedal con facilidad, de subir y bajar piñones casi inconscientemente, como cuando conduces y sin pensarlo de forma automática cambias la marcha del coche. Aún queda muchisimo camino por recorrer, muchos kilómetros que sumar y mucha pierna que fortalecer. Pero sentir que se avanza siempre anima porque supone la recompensa al afán de superación de uno mismo.

Han sido casi 4 h de la mañana de un sábado. ¿Que supone esto en mi organizada vida? Que las tareas domesticas que tocan el sábado las tuve que trasladar al viernes gracias a que Alb no trabajó por la tarde y pudo encargarse de los enanos. Supone que como hacía buen tiempo para andar en bici también los peques tenían que aprovechar el solillo de invierno por lo que se han ido a hacer una excursión montañera de mediodía que me he perdido. ¿Sentimiento de culpa? Posiblemente un poco, sentimiento de culpa y sensación de habérmelo perdido. ¡ Pero a todo no llego!  Menos mal que se que ellos también se acuerdan de mi ¡ Hasta me han cogido unas flores !
Muchas veces creo que las mujeres de este siglo XXI tenemos la enorme suerte de poder hacer muchas cosas que no hicieron nuestras madres ni abuelas. Pero no podemos olvidarnos que hemos crecido escuchando, viendo, aprendiendo e imitando unas costumbres y creencias machistas  de las que se nos ha dado la oportunidad de alejarnos. Aún así siempre queda algo. En mi caso, por la educación que he recibido y por como soy, quiero ser buena en todo, quiero llegar a todo para que nadie pueda recriminarme nada, quiero ser una buena madre, una pareja moderna, comprensiva y atenta, una perfecta ama de casa, una hija pendiente de sus mayores, una buena profesional, la amiga con la que siempre puedes contar.... ¡y claro!  Si he decidido hacer triatlón, pues quiero hacer el más apetecible y  complicado de por aquí cerca, el Bilbao Triathlon de media distancia. Hoy cuando llevaba unos 70 km en la bicci pensaba "estoy muertita, sigo dando pedales por inercia, no he nadado los 2.000mts y no se si seria capaz de hacer ahora 21km corriendo".  Da miedo, pero he llegado a casa, me he bajado de la bici, he colgado la ropa de la lavadora en la terraza, he medio estirado, he recogido alguna cosa mientras preparaba la mesa y la comida para cuando los excursionistas volviesen, ducha y a todo correr a la pelu...Se que no es un medio maratón, pero me lo ha parecido en intensidad. 


A pesar de las prisas, de esa sensación de querer siempre  aprovechar cada minuto al máximo en cada faceta de mi vida, tengo que confesaros que estoy satisfecha y animada. Estas dos semanas he entrenado bien, con carrerita por el monte incluida, tirada larga de bici, dos entrenos semanales de pisci y la hora de running de algunos mediodías.  Vendrán semanas en las que no voy a poder entrenar tanto, el tratamiento de mi tía-madre empieza la semana que viene, y tendré que ir a Briviesca bastantes fines de semana hasta el mes de Junio al menos, para acompañarla y ayudarla a pasar los probables efectos secundarios.

Por el momento mantengo las ganas de seguir disfrutando al máximo, quiero seguir siendo fiel a mi filosofía de vida, que posiblemente me genere stress,  pero que me hace sentir que soy libre para elegir, para decidir lo que quiero e intentar conseguirlo. Desde la cima de cualquier monte uno se siente insignificante. Contemplas la naturaleza, escuchas el silencio, hueles la flores, ves las miles de casas amontonadas e imaginas a miles de personas con sus problemas y con sus alegrías. Personas que como cada uno de nosotros han elegido su camino y transitan por él, unos más rápido, otros se detienen a observar lo que les rodea, unos con la mirada fija en conseguir llegar, otros sin saber que les espera ni adonde se dirigen, algunos sienten que el camino es una tortura, otros no quieren que se acabe, unos continúan perdidos pensando que debían haber tomado el desvió anterior, otros  tienen la esperanza de que ese desvió este cerca...

Pero todos somos iguales, complicados, insignificantes y con un gran don, el de poder elegir que hacer con nuestra vida. A veces es difícil tomar decisiones, y muchas veces no lo hacemos en total libertad, todo influye, nuestra educación, nuestro entorno, la sociedad en general.... Yo quiero seguir apostando por mi, por hacer aquellas cosas que me gustan, aunque se que hay personas que piensan que debería centrarme un poquito más en mi familia, concretamente en mis hijos. Sigo reuniendome para cenar con mi amiga cuando lo necesitamos, sigo cuidando a mi pareja y olvidándonos de los niños algún viernes de concierto, sigo disfrutando a tope de la compañía de mis hijos, me voy a ir una semana a Nueva York con mi hermana a correr el maratón de los maratones,..... Y todo ello intentando no sentirme diferente, ni culpable, intentando ser la mejor madre del mundo cuando estoy con mis hijos, porque tengo claro que lo importante no es la cantidad de tiempo que esté con ellos sino la calidad de ese tiempo. Posiblemente este alegato intente ser el padrenuestro que quiero repetirme cada mañana porque necesito creer que no me estoy equivocando. Me da miedo pensar que puede llegar el día en que no vea las cosas tan claras como ahora y sienta que realmente desaproveché el tiempo que debía haber compartido con mis hijos malgastándolo en simular ser una mujer deportista con aspiraciones difíciles de alcanzar.

sábado, 25 de febrero de 2012

... Capitulo 4. Deberes y Tareas pendientes

Tengo la sensación de que estas dos últimas semanas estoy entrenando un poquito mejor. He encajado los entrenos en mis rutinas diarias, y aunque me sigan pareciendo cortos de tiempo, son cada vez más más constantes. Ya queda menos tiempo para el primer gran objetivo de esta temporada: terminar dignamente el Bilbao Triathlon. He hecho balance de lo que he entrenado hasta ahora, he sacado conclusiones y me he puesto deberes:
1.- No tengo miedo a los 21 km corriendo. No me asusta la distancia. Se que el ritmo será bastante más lento del que estoy acostumbrada. No dudo que si  llego a los 21km de running, acabaré mi primer Ironman. DEBERES: Seguir haciendo una tirada larga de entre 15-20km el fin de semana. Como TAREAS PENDIENTES me gustaría probarme en un medio maratón.
2.- Creía que la bici era mi segmento débil. Haciendo memoria he recordado el único triathlon que he hecho hasta ahora, el triatlón de Bermeo. Y recuerdo que no estuve nada centrada, que estaba en el agua metida saludando a la familia como si fuese a montar en una atracción de feria. Posiblemente fuese un mecanismo de defensa para exteriorizar mi miedo, y demostrar que no me importaba la competición, que mi objetivo era terminar y disfrutar. Pero me equivoque y por respeto a la prueba y a mi misma debería haber sido un poco más seria. Recordaba que terminé la última en el segmento de la natación, y que yo  creía que nadaba muy bien y muy rápido. No encontraba en el fondo del mar la linea blanca que delimitara mi calle, y creo que me perdí en la inmensidad del mar.  DEBERES: He comenzado a entrenar en serio la natación, 2 o 3 sesiones semanales y no solo nadar por nadar. Queda en TAREAS PENDIENTES alguna salida al mar o a la ría antes del 19 de mayo. 
3.- En la bici cada vez me siento más confiada y no se si eso es bueno. Sigo entrenando mucho en rodillo y me siguen faltandpo tiradas largas. DEBERES: Correr algún Duatlon para probar si he mejorado en la bici. Seria bueno el de Basauri porque he participado en él los dos últimos años y el circuito no ha variado, y en distancia media el de Amorebieta en el que el años pasado casi me muero para conseguir acabarlo. TAREAS PENDIENTES:  Hacer el circuito del Bilbao Triathlón al menos una vez  para tener la certeza de que puedo hacerlo dentro de los límites de tiempo.

Mañana hago 40 añazos, y parte de la mañana lo celebraré con mi equipo el Urbiko T.T. organizando la "Arrigorriaga Herri Krosa". Después vendrá la celebración familiar y los tan esperados regalos, sobre todo para los peques a los que hace la misma ilusión recibirlos que darlos, sin imaginar si quiera un momento que el mayor regalo son ellos mismos. Este año también me ha caído como regalo el Maraton de Nueva York con mi hermana, así que poco puedo pedir más. Que me quede como estoy, que no me pierda nunca más en irreales ilusiones,  siga siendo consciente de lo que valgo,  de lo que tengo y de lo afortunada que soy.