lunes, 21 de mayo de 2012

... Orgullosa de mis urbikos ...

Ayer 19 de mayo, se celebro el II Bilbao Triathlon....¡Que largo se me hizo el día!!! Y no porque estuviese preocupada por la "vieji" a la que le habían dado el miércoles su 4ª sesión de quimio, ya que ella estaba estupendamente, cansada pero sin ningún otro efecto secundario como en otras ocasiones. 

Eso hizo que mi cabeza pudiese estar mucho más pendiente de mis compañeros urbikos, de su gran día. Desde el día anterior compartí con ellos mediante correos y mensajes de facebook, sus nervios, sus dudas de última hora, colgaban fotos de los dorsales, del sillín que les habían regalado.... Veía las previsiones del tiempo y me volvía a acordar de ellos. 
Tenia sentimientos contradictorios:  Por un lado al ver lo bien que estaba ella, pensaba que podría haber estado con los otros urbikos y no hubiese pasado nada. Por otro lado me repetía que mejor así  porque no creo que estuviese lo suficientemente preparada para terminar. 
Lo vía en la etb-sat, y pase mucha mucha envidia., se veían urbikos de un lado para otro. Me acorde especialmente de mis dos compañeras, e intente mandarles mucho ánimo mientras las veía por segundos en la tele. 

Así que ya no hay excusas, tengo el firme convencimiento de que tengo todo un año para preparar concienzudamente el  III Bilbao Triathlon . Además sus organizadores me lo han puesto fácil, me han animado y mostrado su comprensión estos días. Eskerrik asko!!! 
Y el año que viene, allí estaré, disfrutando de mi ciudad, de mi gente, con mi equipo Urbiko T.T y dándolo todo para conseguir mi objetivo : terminar.

martes, 15 de mayo de 2012

... Mi segundo triatlón ¡Esto engancha!!! ...

El domingo participé en el "Deba Itziar Orbea Xtreme Triatloia". Tenia ganas de volver  a competir y necesitaba una motivación extra para continuar con los entrenos después de unas semanas irregulares en las que no acababa de mantener rutinas. 
El sentimiento de empezar una vez más, de comenzar un nuevo camino otra vez me ha acompañado estas últimas semanas, junto al convencimiento de que últimamente empiezo demasiadas veces y por una u otra razón no llego al final del camino. Así que tenía que estar atenta a las señales, dudando si esta apuesta por el triatlón seria tan solo una cabezoneria de las mías.

Hace unas semanas, por estos mundos internaúticos, descubrí  un equipo de triatlón singular, el Club de Triatlon Triku, formado solo por mujeres cuyo lema principal es "Mujeres triatletas. Diversión y deporte en grupo" http://trikutri.wordpress.com/ . Enseguida me enganchó y conocí mediante su página web a algunas de estas mujeres a las que desde la distancia empecé a admirar por su filosofía deportiva. Cuando vi que en el Triatlón de Deba estaban apuntadas cuatro trikus, ya no encontré excusa para seguir haciendome la remolona y no apuntarme al primer triatlon de la temporada.

Cuando llegamos a Deba el sol seguía haciéndose el remolón tras las nubes, y la mañana era gris, con una temperatura ambiente de entre 15-17 ºC, he de confesaros  que me dio pereza tan solo pensar como estaría el agua de fría. Me encontraba relativamente tranquila, mucho más que en otras pruebas, sabía que mi objetivo era disfrutar y aprender.  Nos dirigimos a por los dorsales respirando aire de triatlón : algunos acercaban las bicis a boxes, a otros les rotulaban el dorsal en el brazo y pierna, muchos comentaban lo fría que estuvo el agua en el Triatlón de Bermeo, la alfombra sobre la arena de la playa ya estaba extendida, los boxes preparados, la megafonía comenzaba a darnos la bienvenida..... 


Tras contemplar el maravilloso paisaje, con los pulmones repletos de ese ambiente pre-competición, y el numero 396 en mi brazo y pierna izquierda, entre con mi bici a boxes y justo a mi lado había una triku, así que sin perder ocasión me presenté y le dije que pensaba que su club ayudaba a fomentar el deporte entre las mujeres y que creía que tenían una filosofía deportiva envidiable, transmitiendo en su página web y sus blogs ser una gran familia que disfruta con lo que hace. Enseguida empaticé con ella y vi que tenía mucha experiencia en triatlón, me dio algún consejillo y nos deseamos suerte.

Volvimos a coincidir en la salida,  35 mujeres a las que sorprendió la bocina y empezamos a nadar, algún manotazo fue inevitable pesar de que solo salimos las mujeres, en la salida nos dimos algún manotazo y a pesar de que me encontraba tranquila, noté que el corazón se aceleraba y que no lograba regular la respiración. A los pocos metros me pare unos segundos para recobrar el aliento, había oleaje y cada vez que intentaba bracear parece que chocaba de lleno contra el agua, hubo un momento que se me hizo duro. Pero pasó y cuando deje la boya amarilla a la derecha y vi la arena mi ritmo fue más constante y sereno, aunque se me hizo interminable y me parecía que la arena se alejaba por minutos. Aprendizaje de la primera transición : Me siento perdida, debo confiar más en mi orientación y no pararme tantas veces para saber si voy bien.
Llegue a la arena y allí estaban, en primera fila, mis más fervientes seguidores gritando "animo amatxu!!" y mi fotógrafo oficial.

Hago la transición bastante bien y a por la bici. Me sentía cómoda, era consciente de que habia salido tarde del agua y vi como muchas chicas iban en grupos a bastante distancia, pase a una chica y pense ir con ella, pero sorprendida me di cuenta de que podía ir más rápida sin esfuerzo. Luego empezamos a subir, y subir, y seguir subiendo... y cada vez que miraba hacía delante solo veía más cuesta. Algún repecho para coger aliento y vuelta para arriba. Me dije una y otra vez que la bici no era lo mío, que mis piernas no son lo suficientemente fuertes, que me estaba empeñando en la bici cuando lo mío es correr, hasta se me paso por la cabeza vender la bici y dedicarme a otra cosa. Llegó al bajada de Itziar, el paisaje precioso, bajando confiada, sin miedo, disfrutando de la bici. Llegada a boxes donde me esperaban mi fotógrafo y animadores personales, con la lección aprendida de la segunda transición : no tengo que ser tan pesimista, coger más fuerza en las piernas y sobre todo hacer muchos, pero que muchos kilómetros de bici.

Los 5km de carrera fueron puro trámite, recorrido bonito pero con  sorpresa, una cuestecita de unos 100 mts que había que subir y bajar dos veces. Aprendizaje en este segmento : las piernas llegan cansadas de la bici, lo que quiere decir que correr después es cada vez más difícil porque en la bici me exijo más. 


Llegó a meta y me siento muy muy feliz. Lo he logrado una vez más y he superado muchos momentos críticos de la prueba. Me encuentro con la triku, la felicito por lo bien que lo ha hecho y nos fundimos en un abrazo espontáneo.


En meta, en la zona finisher (como me gusta la palabrita)  nos agasajan con frutos secos, bocadillos de jamón del bueno, sanwiches de jamón y queso, sandía y plátanos, yogures, pastelitos, todo tipo de bebidas.... 
Dejamos pasar a los niños para que disfruten con nosotras....Somos mujeres, somos madres, somos triatletas...por un momento me sentí un poco triku.