lunes, 26 de noviembre de 2012

... Una clásica, Santurce a Bilbao ...

XXIV Edición de la carrera desde Santurce a Bilbao, 16.300 mts que terminé ayer en 1h 8 min. La última vez que corri esta carrera la acabé en casi 1h 14min...Para estar contenta ¿Verdad??? Pues ayer por la tarde tenía u run-run en la cabeza y estómago que no me dejaba disfruta de la mejora. Quería haber corrido más rápido, haber acabado en 1h 5min y o pudo ser.

Desde hace unas semanas, concretamente desde que estuve comiendo con los de mi equipo de triatlón,  Urbiko T.T., algo se ha me ha revuelto por dentro, algo que tenía  controlado y lucha por ganar la partida y adueñarse de mi sensatez.

Cuando estoy con los del equipo paso envidia escuchando todo lo que entrenan, como programan los entrenamientos y me da la sensación de que entrenan con cabeza, y dedicando mucho tiempo y esfuerzo a eso que les hace felices. Hablan de entrenamientos, dietas, materiales para la bici, pruebas en las que han participado, proyectos por realizar, deportistas que siguen este u aquel otro plan, resultados, complementos o suplementos alimenticios.... UF!!!! Lo controlan todo y son bueniiiisimos. Nadan mucho y muy rápido, vuelan en la bici y corren por debajo de 4 min el kilómetro. 
Entonces dejo volar mi imaginación y quiero ser como ellos. Quiero dejar de dormir para poder entrenar más,  saber que comer y cuando, hacer pesas diariamente para estar más fuerte, correr a ritmos controlados... quiero mejorar mis marcas, quiero ser buena.... y se me va, se me va la cabeza...

Hoy miro mi diario de entrenos de las ultimas dos semanas, en las que he decidido dedicar mas tiempo a mi punto débil del triatlon, la bici. Y compruebo que a penas he corrido 60km en los últimos 15 días, que esta última semana he entrenado 3 días y 2 de ellos he hecho bici.. Que si un día reunión en el cole, que si otro voy con mi madre al médico, que si el miércoles fue la manifa contra los despidos que Firestone quiere hacer en la planta de Basauri en la que trabaja mi marido, que si el  jueves tenía peluquería...
Sí, sí , cualquier cosa imprevista o necesaria (como la pelu!!!) hace que mi horita y media disponible al día para el deporte se esfume de mi  jornada.

Y entonces soy consciente de mi logro: Conseguir hacer lo  que me gusta y no hacerlo del todo mal, dedicando el tiempo que estoy dispuesta a entregar a esta afición, sin obsesionarme, priorizando lo verdaderamente importante, reconduciendo mis anhelos a lo que de verdad importan en la vida, que no es otra cosa que ser feliz haciendo lo que quieres y aprender a saber disfrutarlo. Creo que durante mucho tiempo he sido una persona que siempre ha condicionado su felicidad a momentos futuros. Siempre que conseguía lo que me proponía, me daba cuenta que no era suficiente y que necesitaba algo más que no tenía para ser feliz. Siempre posponía todo a algo por lo que luchar, con lo que ilusionarme, sin darme cuenta que me perdía el disfrute de deleitarme con lo conseguido.

 
 
Siempre queremos más, nuestro ego, nuestro egoísmo, muchas veces no nos deja ver realmente lo que somos, lo que valemos, lo que tenemos, siempre nos pide más, origina la envidía del otro y nos hace creernos mejores que los demás, nos empuja a intentarlo, y no se sacía con lo que le damos, nunca se sacia con lo que conseguimos, siempre puede ser mejor.
 
Quiero aprender a valorarme por lo que soy, por lo que valgo y por todo aquello que consigo con mi esfuerzo. 1H8min está muy muy bien, puede que mejorable en próximas ediciones, en las que espero disfrutar más de lo conseguido y sufrir menos por lo que podría haber sido y no fue.