viernes, 16 de diciembre de 2011

... lo que no sobra nunca es el tiempo ...

Iba a comenzar esta entrada contando lo ilusionada que estaba por haber hecho mis primeras 3h en bici y mis primeros casi 74km del tirón… La confianza que me daba haber arrancado en la primera semana de entrenamiento con una salida larga en bici junto a diez urbikos. 
Quería trasmitiros mis nuevas sensaciones en la bici, como el miedo a la caída, a rozar ligeramente la rueda con otro ciclista o a una frenada inesperada, había desaparecido  dando paso a la tranquilidad de compartir y disfrutar kilómetros de entrenamiento con amigos del equipo. Tenia sentimeito de culpa porque el  fin de semana  no había entrenado nada, me dedique a otros menesteres y dedicaciones familiares que no puedo eludir, porque siendo como soy , obviarlos no me permitiría seguir de manera equilibrada mi día a día. Con todo esto el lunes, sin más compromisos familiares a la vista, me planteaba una semana en la que pretendía aprovechar cada minuto libre para seguir con la preparación del II Bilbao Triathlon, para el que faltan solo 22 semanas….
Pero fue el martes cuando el concepto tiempo empezó a recobrar otro sentido para mi. 
Mi tía, mi segunda madre, me llamó para decirme que tenía que ingresar en el hospital… Que finalmente el resultado de las punciones que le habían hecho en esos bultos que hace apenas tres semanas detectó en la clavícula no parecía ser tan bueno como esperábamos.
Hoy sigue ingresada a la espera de que le hagan un escáner que detecte el lugar exacto en el que se están reproduciendo esas células malignas que parece que han llegado hasta su sistema linfático.
Mi tía, mi segunda madre, tiene 82 años, vive sola a 120 km de mi domicilio, se encuentra perfectamente de salud y es absoluta y totalmente independiente, no tiene dolores ni ningún síntoma aparente que pudiera avisarnos de que esto pudiera ocurrir ahora.
Ayer cuando venía sola conduciendo desde Burgos, esperando el resultado de un escáner, intentando asumir la  sutil información transmitida por el médico, me planteaba un año 2012 mucho menos planificado de lo que quisiera. Pensaba en la cuenta atrás  de mi particular reto, en esas semanas cuantificadas que ya había empezado a gastar. No podía evitar sentir que le había dado de nuevo a la tecla “lap” de mi cronómetro, comenzando a contar un tiempo que siempre me parecerá corto.

“La persistencia en la memoria” de Salvador Dalí, es uno de mis cuadros favoritos. No me preguntéis por qué, pero desde que vi una ilustración de este cuadro en aquel libro de texto de 7º de EGB, me impactó, me llegó… Con 13 años me enseñó que el tiempo es el bien más preciado de los que poseemos y desgraciadamente es limitado. Con los años he aprendido a valorarlo, a procurar no malgastarlo y a exprimirlo al máximo….el tiempo … lo que a unos les parece mucho para otros es un instante, cuando sufrimos de una u otra forma lo breve se  trasforma en eterno.

Esta soy yo, soy amabikila, y necesitaba contaros lo que en este momento sucede en mi vida. Poco tiene que ver con lo deportivo y mucho con el espíritu amabikila que originó el blog. Quiero buscar un nuevo sentido al blog, sin importarme quien lo lea, sin importarme si pueda interesar lo que cuente o no. A partir de ahora el objetivo de este blog será “congelar momentos” que me permitan de vez en cuando echar un ojeada y viajar por mi tiempo, poder leer lo que pensaba, lo que sentía, lo que aprendí y cuanto me equivoqué.

Gracias por entenderlo.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

... nuevo objetivo deportivo: Bilbao Triathlon M.D....

Quedan 23 semanas para que se celebre la II edición del Triathlon media distancia de Bilbao que se celebrará el 19 de mayo de 2.012, con unas distancias de 1.900mts por la ría, 90km de bici con subida a Artxanda incluida y 21 km a pie por los alrededores del Museo Gugenheim. 
¡¡Da miedo solo planteárselo! Pero tengo claro que quiero intentarlo. Quedan 24 semanas y comienzo de cero. El objetivo es acabarlo dignamente, conseguir un nivel aceptable en la bici durante la preparación y aprender mucho. Aunque la fecha parece lejana, me da la impresión de que ya voy tarde. Analizando los pros y contras en la semana de salida, cuento como aspectos negativos con un esguince en el tobillo derecho que sigue dando guerra pero que ya he comenzado a tratar con un fisio, negativo son los 0 kilómetros de bici en ruta que he hecho en los últimos tres meses, también mi nula experiencia en triathlón y la sensación de no saber si aprovecho bien las pocas horas de las que dispongo para dedicar a los entrenos.  
En el lado positivo de la balanza cuento con la enorme ilusión con la que afronto este nuevo reto, las ganas de intentar hacer todo lo posible para conseguir cumplir otro sueño, la motivación extra que me contagían otros miembros del Urbiko que también quieren participar en este evento, cuento con mis recientes adquiridas rutinas en la natación y con unas nuevas conductas deportivas más disciplinadas que estoy intentando encajar en mi ajetreada agenda diaria. Pero sobre todo, cuento con una baza muy importante que seguro me va a ayudar a conseguirlo: el sentido común en el planteamiento de esta nueva aventura. 
En febrero haré 40 años, mi cuerpo no es el de hace 20, mis circunstancias personales nada se parecen a las de hace 10 años, no puedo ni debo exigirme lo mismo. Las secuelas físicas tardan más en esfumarse y las frustraciones siempre pasan factura de una u otra forma. Pero cuento con que mi mentalidad tampoco es la de hace 20 años, y ello me permite no pagar un precio muy alto, ni física ni psicológicamente,  por intentar conseguir cumplir mi nuevo objetivo.
Así que el objetivo primordial es aprender con la experiencia, tener paciencia, no obsesionarme y regalarme un nuevo sueño por mi 40 cumpleaños.
Creedme que esto que parece tan razonable y normal, para mi supone otro reto añadido, el de no dejar que mi cabeza se despegue de los hombros y siga en contacto con la tierra. Debo aprender a ser paciente, aprender a conocerme y ponerme unos límites reales acordes con mis circunstancias, disfrutar del camino sin exigirme más de lo que realmente puedo dar. Nunca me ha gustado la palabra "conformarse", no creo en ella, y no creo que "conformarme" sea lo que hago ahora a nivel deportivo. Tan solo soy consciente de dónde estoy y de hasta donde puedo llegar, valorando lo que me ha costado llegar hasta aquí como persona.

El triathlón forma parte de mi vida, pero no es mi vida. ¡¡ Claro que me encantaría poder entrenar 5 horas diarias, no madrugar tanto, tener tiempo para estirar, darme masajes, hacer sesiones dobles de entrenos, tener una alimentación adecuada y programada, seguir las pautas de un entrenador y ver como todo ello me hace evolucionar como atleta!!! Me encantaría tener condiciones para competir a alto nivel, salir en los triathlones con el objetivo y posibilidad de subir al podium, dedicando mi vida a ello. Pero no es así, y dentro de las aficionadas tengo que aprender a saber donde estoy, a no frustrarme y a saber disfrutar de lo conseguido. Tengo que trabajar, tengo que aprovechar el tiempo que me regalan mis niños antes de que vayan estableciendo otras prioridades en las que no les haga falta, tengo que seguir disfrutando al máximo del momento personal que estoy viviendo y no renunciar a esos pequeños momentos que construyen mi felicidad. 

Así que comenzamos!!!! Con calma, con cabeza, con mucha más ilusión que miedo, con dudas....   

Objetivo: Bilbao Triathlon 2.012 QUEDAN 23 semanas. 

¿Cumpliré este sueño ???? Sabiendo lo que de verdad importa en la vida, es más fácil alcanzar los sueños.