viernes, 27 de mayo de 2016

... Triatlon de Elche ...


 ...Espinita sacada ... 17 de abril de 2.016 ...

Si en 2015 fue sufrimiento y negatividad, este año ha sido disfrute y alegría...
Durante el segmento de bici, durante las casi tres horas que este año pasaron muy rápido, en mi cabeza se apilaban sensaciones y muchos muchos agradecimientos.
Sabía que había salido del agua dignamente (aún quedaban muchas bicicletas en boxes) y el garmin me decía que iba por encima de mi objetivo secreto, ese que me daba pavor oír en voz alta y que era bastante más realista que el que finalmente conseguí.



Además y de forma inusual, era yo la que iba adelantando a algunas chicas que habían salido antes que yo del agua…Recuerdo que adelanté a un chico de casco pikudo y entonces ya me vine arriba, je,je,...supe que este año sí, que este año tocaba disfrutar. Entonces, mientras pasaban los kilómetros, en mi cabeza solo retumbaban agradecimientos, fueron muchos nombres los que grite a pleno pulmón, mientras alguna lagrimilla resbalaba por debajo de las gafas…



GRACIAS Verónica Uribe por dejarme tu amuleto y por convencerme de que era posible, por tu confianza en mi y por la admiración no merecida.
GRACIAS a Oscar por su mensaje, el del móvil y el que cada vez que tiene ocasión me trasmite, por hacerme sentir grande.
GRACIAS Ainhoa , por tu gran consejo, por enseñarme a ser mejor ciclista, o por intentarlo al menos, no sabes lo que me acorde de ti.
GRACIAS a mi
Lola Bascon Osuna, que me dijo lo que tenia que beber y comer, cuándo y cómo, y la tenía como un grillo en mi oreja para que no me despistase.
GRACIAS a
Nuria Alvarez por su serenidad, por ser la mejor anfitriona del mundo, y prepararme unos sándwiches que jamás me sabrán tan ricos.
GRACIAS a
Igor Magunagoitia Bidagurena a Joseba Urrutikoetxea, por los abrazos de ánimo antes de la salida y porque sabía que me esperarian en meta para inmortalizar el momento y darme un abrazo, junto a  Jose Manuel Rodrigo, el gran Tato, porque cuando le vi en la carretera se me encogió el estómago, pero no tanto como cuando le vi entrar en meta.
GRACIAS a
Juankar Muñoz, porque corrigió mi postura en la bici y porque no se como lo hace, pero siempre me hace sentir que esta muy cerca animandome, esta vez junto al dorsal, oía sus ánimos cada kilometro.
 

 
Me acorde y mucho, de aquellos que me faltaban físicamente, hubiese vendido mi alma al diablo para que los trajese a mi lado y poder cruzar la meta con cada uno en una mano, porque se hubiese repetido el beso y las lágrimas del triathlon de Bilbao, aunque esta vez no tenia preparada ninguna pancarta.


Simplemente que sepáis que además de salirme un carreron, y acabar en un tiempo inimaginable para mi, disfrute, disfrute mucho.


Esto es lo que publique en Facebook tres días después de terminar mi tercer Medio Ironman.





El primero fue el Bilbao Triathlón en 2013, y solo la cabezonería hizo que llegase a meta dignamente con mi pancarta....


Este sábado repetimos, pero en distancia olímpica, con la misma ilusión y los mismos miedos, con la confianza que da la experiencia y con la ilusión de llegar a meta y poder escuchar los ánimos de aquellos que siempre me hacen sentir orgullosa de ser la "amatxu triatleta".

martes, 17 de mayo de 2016

... Y yo sigo ahí ...

... Sin saber por qué...
 
 
Vanesa Martin
 
 
Mucho tiempo ha pasado desde mi última Crónica de un baile, y mi vida no ha cambiado demasiado, el tiempo sigue desgastando este cuerpo a una velocidad que a mi me parece cada vez más rápida, pero el alma sigue intacta, demasiado soñadora para estar ya cerca del ecuador de los cuarenta, exigiéndome un esfuerzo mayor para no conformarme y seguir intentando vivir las cosas como realmente deseo.
 
 
Leo este blog y es como mi diario personal, me hace volver a sentir emociones pasadas, algunas buenas que hacen que alguna lagrimilla asome a mis ojos; otras enriquecedoras, reflejan momentos de frustración, inseguridad, miedo....
 
 
Y luego hay dos años en los que me justifico pensando que no tenia tiempo, que igual era un poco vanidoso hablar sobre mi misma, que prefería hacer cosas que contarlas.... Y si ahora tengo que poner a trabajar a mi frágil memoria sobre lo vivido en estos dos años, se asoman a mis recuerdos momentos maravillosos y otros no tanto...pero me da pena no poder revivirlos, releyéndolos mientras me permito cerrar los ojos y visualizarlos de nuevo.
 
He de confesar que en múltiples ocasiones he fantaseado con la idea de que cuando haga los ochetaitantos años, y no me sea fácil bajar de las 5 horas en la maratón, el día 26 de febrero, mis nietos me regalen un libro,¡¡¡igual en 2050 será una proyección o simulación virtual!!!, titulada AMABIKILA, que recoja con imágenes y audio todos los recuerdos que yo seré incapaz de situar en lugar y tiempo. Imagino que con el regalo, querrán transmitirme lo orgullos@s que se sienten de haber tenido a una amatxu y una abuela tan rara, tan cabezota y por qué no, tan especial.
 
Así que hoy mismo, sin ninguna razón de fundamento, he decidido que quiero seguir escribiendo el diario de mi vida. 
 
Algunos de los que seguíais mi blog, me habéis animado a continuar, a retomarlo... no tengo mayores pretensiones que poder leerlo y cerrarlo...allí para el 2050, después de haber aportado algo a ese  regalo de mis nietos tan esperado.