martes, 5 de julio de 2016

... Cicloturismo en familia ...

Antes de comenzar con el periplo de vacaciones con niños pero sin pareja, este año decidimos confiar en nuestros retoños y ponerles el pequeño reto de unas vacaciones diferentes.
 
Les propusimos tres etapas en bici para completar unos 100 km a orilla del rio Loira en Francia, y como motivación para pedalear con ganas, una visita a Paris y Eurodisney.
 
Tengo que decir que la experiencia ha sido positiva, los peques han aguantado como unos campeones y lo mejor de todo es que lo han disfrutado un montón.

Punto de salida. Tours
Salimos de Tours con muchísima ilusión, no sabiendo lo que nos iba a deparar el camino y que dificultades podíamos encontrar.  Ir con niños condiciona porque sus necesidades son reales,inmediatas y razonables, no puedes posponerlas.
 
La primer etapa hasta Rigny Ussé era la más larga, pero las ganas no la hicieron nada dura. Parábamos cada poco tiempo, bien porque el paisaje lo exigía, porque a algún pequeñajo se le metía un mosquito en el ojo, se le caían las gafas, le picaba la cabeza o cualquier buena excusa que le permitiera dejar de pedalear aunque solo fuera un minuto. Pedalear en familia también une, el problema de uno se convierte en el de todos.  En el trayecto visitamos el castillo de Villandry y disfrutamos del paisaje y arquitectura de los pueblos que encontrábamos en el camino.
 

Llegamos muy muy contentos y con ganas de más.

 
Y sin ningún contratiempo ni dificultad llegamos a destino desbordando felicidad, con ese sentimiento de grandeza que nos aportaba la sensación de familia unida quye puede con todo... Descubrimos un pueblito tranquilo que esconde el castillo donde se inspiró el autor del cuento de la Bella Durmiente, y ya preparados con las bicis, salimos hacia Chinon, con la tranquilidad que nos había dado el disfrute de la primera etapa. 

El tiempo acompañó y solo tuvimos que lucir chubasquero durante veinte minutos, aun así no había nada que nos pudiera chafar la aventura y a medida que íbamos ganando en confianza los kilómetros se nos hacían más cortos.


Última etapa ciclista de Chinon a Saumur, con las piernas masacradas por las picaduras de mosquitos pero con el ánimo intacto. 35 km que se nos hicieron muy cortos porque eran los últimos de nuestra aventura.
 
Al peque se le atraganto alguna subida, pero aún así, cuando llegamos a Saumur y fuimos caminando a la estación para informarnos de los horarios de los trenes de vuelta a Tours, nos pedía ir en bici, no se si porque tenia las piernas tan cansadas que no quería seguir andando o porque se ha enganchado a este nuevo uso de la bicicleta desconocido para él hasta ahora. 
Saumur

UXIB:- ) todo un privilegio pedalear a vuestro lado. Orgullosos de cómo habéis disfrutado, de cómo nos habéis enseñado que solo tenemos que confiar en vosotros porque estáis siempre ahí para hacernos la vida maravillosa. Gracias por esta semana, por vuestras risas, vuestros juegos, vuestras confidencias de hermanos... Sigo cumpliendo sueños... el de tener una familia maravillosa ya es una realidad...



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario